viernes, 3 de junio de 2011

Fucsia (1ª parte)

Viernes otra vez, pero qué bieeeeeeeeeeeeen. Hoy despediré la semana hablando de uno de mis colores preferidos: el fucsia (y por extensión el rosa). El rosa en toda su gama hasta llegar al fucsia es un color muy favorecedor y este verano está de máxima actualidad, y claro está, en el vestidor de Salvador no iba a faltar. Me niego rotundamente a dejar de poner a mi hijo colores considerados "femeninos", tales como el rosa o el morado, y reducirme sólo a los colores de niños por excelencia como el rojo, el azul, el celeste, el verde militar o el marrón. Y es que está taaaaan guapo con el rosa y toda su gama que siempre, ya sea verano o invierno, tengo alguna prenda con este color.


Así que en color fucsia, fresa o frambuesa es este pantalón corto de lino de Neck & Neck (S/S 2011) que alegra la vista nada más verlo, me entran ganas de darle hasta un bocado. Y creo que este pantalón tiene tanta personalidad que con una simple camisa blanca es más que suficiente, camisa blanca abotonada por delante también de Neck & Neck (S/S 2011):





Pero el color crudo o beig le sienta muy bien también al fucsia, como vemos con esta camisa de Nanos del invierno pasado con cuello mao y jaretas en el pecho. Con ambas camisas queda genial y estoy deseando verlo con este pantalón, que creo estrenará este fin de semana. ¿Os gusta el fucsia en niños?







Y ahora os voy a comentar brevemente algunas cosillas sobre Salva, os acordaréis que allá por febrero conté que Salva para dormirse siempre necesitaba hacerlo en su carrito (el de bebé, bebé) y después nosotros una vez dormido lo pasábamos a su cama y que además había noches que se levantaba y se nos metía en la cama. Pues bien, eso pasó a la historia, creo, porque por hablar es capaz de volver a sus andadas. Ya se duerme directamente en su cama, previa sesión de saltos de unos diez minutos, y ya no se levanta, duerme del tirón, desde hace casi dos meses más o menos. Así que por este lado ya hemos avanzado.



Otra cosa es que creo que tengo un hijo muy sensible, pese a lo chulillo y enteradillo que es, y es que anoche estábamos viendo una peli, que era hasta graciosa, pero salió una escena triste, muy triste, con una música aún más triste y reaccionó llorando desconsoladamente. Me dio tanta pena verlo tan apurado por el pobre hombre de la película que lo tuve que abrazar y comérmelo a besos, y es que en ocasiones nos pueden llegar a sorprender ciertas reacciones ante situaciones o escenas que nosotros creemos que no comprenden, pero sí las comprenden y mucho.



Y por último, pues deciros que el padre del niño y yo ya sabemos a qué queremos que se dedique cuando sea mayor, resulta que hace unas mañanas mientras desayunábamos antes de salir pitando para nuestros respectivos trabajos dieron por la tele la lista de los deportistas mejores pagados y en primer lugar estaba el golfista Tiger Woods con más de 50 millones de euros al año, muy por delante de otros deportistas tipo corredores de fórmula uno, tenistas o futbolistas. El padre y yo nos miramos y dijimos casi al unísono: "el niño va a ser golfista, ni neurocirujano, ni investigador, ni futbolista, ni tenista, ni motorista, ni formula 1, todo eso a la porra, será golfista, a darle golpes a la pelota desde hoy mismo".



Y es que a mí desde siempre el golf me ha gustado mucho, lo veo un deporte con mucha clase, muy elitista, pero con clase, y si en Málaga y su Provincia además de especuladores, parados, perfumerías Primor y bares de tapeo sobra algo, son además buenísimos campos de golf que arrastra a auténticas masas de turistas durante todo el año. Es más, mis padres tienen una finca, pues junto a esa finca hay uno de los mejores campos de golf de España y estoy hasta pensando en hacerle a mi niño un mini-golf entre mis olivos en exclusiva para él.



Bromas aparte, que sea lo que quiera en la vida mientras sea feliz y buena persona.



Que paséis un buen finde. Besos.



Inma.

4 comentarios:

Susana dijo...

niñaaaaaa de eso nada ..... que sea buena persona y feliz lo damos por echo jajaja pero ahora que lo dices esta bien lo de ser golfista jajaja asique me lo apuntas a el campo de golf como el que se hace nazareno desde bebe... que vaya cogiendo escuela jajaja a ver si al final tengo que echar la solicitud a suegra en esa casa jajajaj
un beso reina y pasa un estupendo fin de semana ... besos desde leon

Marta dijo...

A mi también me encanta el rosa para niños y fíjate, el celeste para las niñas.....es muy bonito el conjunto de Salva, menudo armario tiene para lucir este veranito.
Manuel tambien se duerme en su carrito, lo acostumbré yo....me venía muy bien para salir con el, en cualquier sitio se queda dormido sin problemas, pero ahora viene lo malo..... que se acostumbre a dormirse en la cama, aún no he probado....no lo puedo dejar mucho mas, que ya da penita de verlo tan grande y en el carro.

Muy buena profesión la de golfista... ya te veo de acompañante en todos los eventos, jejeje.
Un beso y buen fin de semana.
Marta

Ana Belén dijo...

Pues a mi el rosa, fucsia y toda la gama de éstos colores me encanta para chico, de hecho yo al marío le compro muchas cosas en rosa, y es que éste color y sus derivados me parecen especialmente favorecedores a los hombres,o tal vez son cosas mías???, no sé lo cierto es que me chifla.

Y digo yo que sea feliz como el que más pero si de paso tiene una porfesión que le permita tener una buena cuenta corriente pues mucho mejor. Besitos boquerona y boqueroncillo, muac!!

cristina dijo...

El fusia me encanta, tanto para niña como para niño, es un color que sienta bien a rubios y morenos... que más se puede pedir.

Que buena idea, golfista, además con bisera glamour que están guapísimos.