jueves, 22 de septiembre de 2016

De fechorías (III parte)

La niña es muy graciosa, ese mérito no se lo vamos a quitar, pero mala y revoltosa es un rato también, además de muy cabezona y además de perfeccionarse en su llanto, vamos, que la tía es una profesional en el arte del lloro peliculero, está llorando y se está mirando en el espejo poniendo caras y así se puede tirar el rato que haga falta hasta que tú te rindas antes que ella, porque o te rindes o te haces el harakiri mental. Como buena mujer que es, dice el padre, que llora con una facilidad pasmosa y pasa del llanto a la risa en cerocoma, vamos, en el momento que consigue lo que quiere deja la lagrimita a un lado y te brinda la mejor de sus sonrisas donde le ves hasta la última muela. La madre que la parió quién sería, me pregunto a veces.

Además ha dado una vuelta de tuerca en su perfeccionamiento de eso de ser mala y se me tira al suelo boca abajo a llorar y patalear con la cabeza de caracoles de un lado para otro a velocidad turbo, esté donde esté, a ella le da lo mismo hacerlo en el salón de casa que en mitad de un restaurante donde estamos comiendo y la gente la tiene que saltar para no pisarla.
Imaginaros el número, la niña en mitad del restaurante emperrada porque no le dejamos meter la cara en la ensaladilla rusa ni el cuchillo de sierra con el que estábamos cortando el churrasco, es que hay cosas que no y no. Que quiere comer la ensalada con las manos, que se la coma, que quiere destripar el pan, que lo destripe con tal de que esté callada y nos deje comer y lo más importante no monte el número, pero hay otras cosas como que no, faltaría más meter los rizos en la mayonesa o contarse con el cuchillo o sacarnos un ojo a nosotros con el mismo. Pues al suelo que me tiro y aquí no come nadie, o coméis por turnos ea, primero papá y luego mamá que engulló la comida de tal manera que parecía que no había comido y llegó a casa con tal ansiedad que ni mirar a la cría quería, y el pobre hermano que miraba el cuadro como diciendo "madre míaaaaaaa, qué ganas tengo de independizarme de esta panda de locos" y mientras el restaurante pendiente de la niña y los camareros saltándola con los platos en las manos. Salimos del restaurante como el que huye de la candela y el padre me pregunta que si quiero un helado. Un helado???????? Tú me ves a mí con cara de querer un helado???? Tú dame un whisky doble, o mejor, dame veneno que quiero morir. Cuando llegamos a casa la de los caracoles fue de cabeza a la ducha, porque limpió el suelo del restaurante enterito a base de bien y así no la podía acostar, con lo bonita de iba y cuando salió de allí parecía que venía de un campo de batalla, hasta la blusa la traía rota. Ay señor!!!!!! 
Y esto pasa por hablar, y es que quien tiene hijos no puede hablar, siempre critiqué a los niños que se emperraban y se tiraban al suelo en cualquier parte montando el numerito culpando a los padres de ello, pues Salva jamás lo hizo. Pues ahora toma, te tocó una por hablar, una que encima se luce cuando está en la calle. Ahora la gente hablará de nosotros diciendo que tenemos a la niña consentida y que eso se arregla rápido. Sí rápido, a más de uno quiero ver así sin que pierda los papeles. De verdad. Será el karma, digo yo, y a más de uno me entran ganas de decirle que cuidado con lo que está pensando que el karma le devolverá ración y media.

Y la noche de feria que me dio mare mía de arma y de mi corasón, juré y perjuré hasta en arameo que hasta que no tuviese novio la niña no pisaba la feria, vamos que no iba a la feria hasta que tuviese un novio que la llevase porque esta servidora no la llevaba más!!!!!! Llegué a casa con otro ataque de ansiedad y como si hubiera corrido una maratón a 40º. Se portó refatal, la flor en el pelo ni hablar, yo se la ponía y ella la voleaba bien lejos, después en todo se quería subir, le daba igual la noria gigante que el barco vikingo o el martillo, es muy temeraria y lanzada ella y encima no entra en razones, y cuando la subíamos en los carricoches de su edad luego no la podíamos bajar, así que perrera que te crío y al suelo a patalear se ha dicho, estuvo más tiempo en el suelo emperrada que en otro sitio, era digna de ver, con los volantes, los flecos del vestido y los caracoles a lo loco en mitad de la feria, y es entonces cuando te preguntas desencajada: "¿Las pilas dónde están que se las voy a quitar un ratito?" Y encima tú culpable por pensar "qué japutilla es la niña esta, coño, qué ganas tengo de irme a mi casa, y en qué hora decidí venir a la feria". Nunca mi visita a la feria fue tan fugaz y nunca tuve tantas ganas de venirme de la feria y nunca se me hizo tan largo, todo ello haciendo juramento en lenguas muertas. Lo pienso y ufffff, pelos de punta, lo dicho, no va más a la feria hasta que la lleve el novio (o la novia, que nunca se sabe los hijos por dónde te saldrán). Un tornado me pasa por encima y me deja en mejores condiciones.
Este verano uno de sus entretenimientos "prefes" ha sido meterse en su bañerita llena de agua que le tengo en la ducha cuando ya estaba vestida, perfumada, enlazada y enzapatada lista para irnos de paseo. Lo típico, y aquí entono el "mea culpa", te duchas, después la bañas a ella, la sacas del baño, la arreglas, la perfumas, todo a juego desde el pañal a la suela de los zapatos pasando por el lazo, la sueltas y te terminas de vestir, pues en ese minuto que estás vistiéndote en la habitación ella aprovecha para meterse en la bañerita de agua que hay en la ducha y que tú no has vaciado previamente cuando la has sacado tras el baño de no menos de tres cuartos de hora, porque esa es otra, eso de baños rapiditos ni hablar de la china que te la lía bien y entonces sí que no la puedes vestir, ni quitarle los nudos de los rizos ni nada de nada. No sabéis que me entra por el cuerpo porque encima es culpa mía. Verla toda mojada, zapatos, pañal, lazo, vestido, toooooodo y a volverla a vestir de nuevo, y así unas pocas de veces este verano. Tierra trágame y escúpeme en Santorini a mí solita por favor.
Nuestra frase preferida en casa es "¿Dónde está la niñaaaaaa?", pero en modo histéricos, esaaaaa niñaaaaaa que lleva mucho rato callada, la niñaaaaaaa llevatela de aquí que me está sacando la ropa del armario, la niñaaaaa, la niñaaaaaa, la niñaaaaaaaa. Ofú con la niñaaaaaa.

Y después está lo típico de todos los días a todas horas, cajones que vacía para meterse, armarios que revuelve y donde se esconde, camas revueltas porque ella ha decidido saltar sobre ellas o directamente meterse dentro y taparse hasta las cejas, pintar paredes, echarse cremas y desodorantes, sentarse delante del congelador abierto por huevos, sacar todo lo de la nevera que está a su alcance, volverme loca la lavadora, revolear el mando de la PLAY 4 porque sí y me da la gana, meterse en la ducha, debajo de las mesas, tirar los zapatos al cubo de la fregona, lavar los muñecos con el primer agua que pille, escupir el agua del biberón, volcarse el biberón del agua encima, tirar los rollos de papel higiénico al WC, tocarlo todo, abrirlo todo, tirarlo todo, revolverlo todo, subirse en todo, y de nuevo zasca en toda la boca por hablar, nunca me gustaron los niños que lo tocan y abren todo, me crispan, tanto en mi casa como en las casas de los demás, pues por hablar ahí llevas a una linda princesita que le encanta tocarlo todo y abrirlo todo que te pone voz de no haber roto nunca un plato y te lanza una sonrisa cautivadora que te derrites y caes rendida a sus pies, pero es Terminator, de verdad, palabrita del niño dios. Quiero pensar que todo ello es cosa de los terribles dos, también llamado la "doslescencia" en la que estamos a puntito de entrar.
Besos. Inma      
    

viernes, 16 de septiembre de 2016

Hoy toca una de vaqueros

En el armario de un/a peque debemos tener de todo, desde chándals a jesusitos, porque cada ocasión merece una vestimenta. Yo personalmente tengo de todo y me gusta verlos con todo tipo de ropas, soy tan loca de esto llamado moda infantil que hasta cuando estrenan un pijama me entusiasmo.
Y por supuesto me gustan los vaqueros, yo personalmente amo los vaqueros, y me gusta verlos a ellos en vaqueros también. Salva tuvo su primer vaquero propiamente dicho en el primer invierno de 9 a 12 meses, era el típico vaquero fluido y estaba guapísimo con sus polos y jerséis, evidentemente tenía sus muchas ranitas y sus cubrepañales, pero vaqueros también había para los looks más informales.
A Alejandra el invierno pasado ya le puse un vaqueros tipo leggins que para mi gusto junto con el fluido es el tipo de vaquero ideal para cuando son tan pequeños, son tan cómodos de llevar como un pijama o un chándal y les deja absolutamente libertad de movimientos y al no tener botones y sí una cinturilla elástica la comodidad se multiplica al cuadrado.
Este invierno repetimos con los vaqueros tipo leggins al que se suma además otro vaquero propiamente dicho muy elástico. Y dentro de un año cuando vaya a preescolar los vaqueros tipo leggins no faltarán en nuestro armario, así que en las próximas rebajas de invierno me haré con una buena remesa para que me eche el curso sin problemas.
Pero volvamos a este otoñó-invierno y a cómo voy a combinar los vaqueros en Alejandra con el fin de conseguir looks alegres y desenfadados pero sin perder el toque infantil que me gusta tanto en ella. Todos los pantaloncitos que veréis son de rebajas pasadas, pero similares los encontraréis en las mismas marcas de las que os hablo. Así que sin problemas.
1. Empezamos por el vaquero propiamente dicho, es celeste desgastado, es muy estrechito, pero muy elástico, de cinturilla elástica sin botomes y de tacto suave, con lo cual unas cosas compensan a las otras, es de H&M y me va a a dar un juego increíble todo el invierno:
Con polo de volantes de Miranda:

Con blusa de Neck&Neck, chaleco acolchado de Top Top y botines de serraje de Sfera:

Con jersey de greca burdeos heredado del hermano de Nanos del otoño-invierno 2010-11, blusa de Neck&Neck y botines de Sfera:

Con jersey rosa empolvado de Neck&Neck, blusa de Tizzas y botines de Sfera:

Con blusa de Neck&Neck, abrigo tipo pelliza de Gocco y botienes de Sfera:

2. Este año repetimos modelo con este leggins vaquero de volantes en el trasero de H&M, este modelo fue el que tuvo el invierno pasado, así que cuando en primavera lo repusieron me hice con otro para este invierno sin dudarlo un segundo. Prácticamente se puede combinar igual que el vaquero anterior con lo cual me da mucho juego también. Mirad la trasera de volantes qué ideal:

Con camiseta de manga larga abotonada por detrás de rayas blancas y rosas de Dulces (ECI):
3. Leggins vaquero en azul oscuro de Brotes (ECI) comprado en rebajas del invierno pasado, con blusa de Neck&Neck y botitas de serraje de Sfera queda ideal:

4. Y por último ponemos un poco de mucho color al invierno con este vaquero-leggins en rosa flúor de H&M, que combino con blusa de Neck&Neck y botines de serraje de Sfera:

Y ya si al conjunto le metemos el chaleco acolchado de Top Top, sólo puedo deciros que me rechifla y que estoy deseando verla con esta equipación:

Por supuesto no puede faltar el jeans+navy de toda la vida:
Y el pichi vaquero (Zara) tampoco puede faltar en una loca de los vaqueros:


Eso es todo. Feliz fin de semana. Besos. Inma


jueves, 8 de septiembre de 2016

La habitación del chavalín

El pasado mes de julio os enseñaba la habitación de Alejandra AQUÍ bajo el título LA HABITACIÓN DE LA CAMA DE FORJA ROSA, y como lo prometido es deuda en aquella entrada, hoy os enseño la del chavalín. Os lo digo de entrada, la habitación no es nada del otro jueves, es más funcional y práctica que otra cosa y hemos tenido que renunciar a muchas cosas con el fin de aprovechar al máximo el poco espacio con el que contábamos. De entrada se nos presentaban varios problemas a los que buscar soluciones:
-tema seguridad, vivimos en un 7º piso (con vistas ideales, jjajaja, es que lo tengo que decir) y antes de nada había que poner una reja de seguridad en la ventana pues la cama va justo debajo;
-poco espacio, es la habitación más pequeña de la casa con diferencia, pero es lo que hay, con lo cual a buscar soluciones; o te vas a las afueras a un casoplón con más espacio, o vives casi en el centro y cerca del mar en un piso normalito, o yo urbanita de pro, prefiero lo segundo, para mí no hay color, el campo para quien lo quiera, a mí flus que me da repelús;
-muchas cosas que meter, incluido un escritorio que era necesario sí o sí y que en un principio no cabía.

Os he dicho que es la habitación más pequeña de la casa con diferencia, entre otras cosas porque tiene un enorme armario empotrado del suelo al techo, con más de tres metros de largo y con el doble de fondo que otro armario convencional. Con lo cual la capacidad de almacenaje se duplica con este armario y evidentemente yo no me he querido deshacer de esta ventaja para ganar unos centímetros de ancho a la habitación, no compensa.

Así que el armario empotrado se quedaba sí o sí, armario en el cual invertí un perraje considerable en renovar cuando compré el piso, pues cambié interior y exterior, pero respeté el espacio de almacenaje que tenían los antiguos dueños. La vitrina de cristal de Ikea se quedaba también, ya que contiene parte de sus ejércitos de Warhammer 40.000, de sus naves de Star Wars de Lego y de otras muchas cosas que sinceramente no sé que son.

De la antigua habitación sólo nos trajimos la cama nido, pero del cabecero forrado nos deshicimos, estaba de él hasta las narices, muy bonito pero muy poco práctico a la hora de limpiarlo y es que nunca más cabeceros de tela, lección aprendida. En su lugar encargamos a un carpintero un cabecero hecho a medida en melamina blanco de líneas muy rectas en consonancia con los cuatro estantes de pared modelo Lack de Ikea (110 cm de largo cada uno), estantes con los que hemos ganamos casi cuatro metros y medio de espacio para poder poner taaaaaaaannnntos juguetes que estaban esparcidos por la otra habitación.
 


Los problemas más importantes que se planteaban en esta habitación (que era anteriormente de todo un poco, vestidor-cuarto de la plancha-trastero-despacho) eran poner una reja de seguridad en la ventana pues vivo en un 7º, reja que evidentemente hemos puesto antes que nada y poner un escritorio, Salva ya lo necesitaba, así que renuncié a la mesita de noche en favor de un escritorio. Pero el escritorio lo necesitábamos de un ancho concreto. Miré por muchos sitios, incluido Ikea, pero nada, ese ancho no se encontraba. Al final tenía pensado encargar a un carpintero un escritorio a media, peeeero una mañana cayó en mis manos un catálogo de Carrefour (bendito Carrefour, le hago la ola) donde aparecía un escritorio con el ancho justo que necesitábamos, fuimos por él en menos de cinco minutos, y bingo!!!!!! venía perfecto. Así que por 17 € nos encontramos con un práctico y funcional escritorio con las patas de aluminio y el tablero de resina blanco muy resistente (para vuestra información hay de otros colores) a juego además con la silla de Ikea, como veis la mesa escritorio está perfectamente integrada en la habitación.

En cuanto al store cambiamos el anterior muy desgastado ya por uno nuevo exactamente igual de persianita en color azul; dejamos la antigua lámpara del techo (azul también); pusimos una lamparita nueva en el escritorio, también azul de Mini Home de ECI; pintamos la habitación de un gris muy suave; rescaté una antigua colcha gris de boutí y coloqué cojines en rojo coral y azul también de ECI. Y con una antigua camiseta que ya no nos valía pero pero que nos encantaba de Pepe Jeans con la bandera de la Union Jack hice otro cojín DIY (fácil de hacer: metes relleno y coses cuello, bajo de la camiseta y filos de las mangas y listo cojín original). Como veis el colorido es ya más acorde a un chico mayor, lejos del celeste y el blanco que primaban en su antigua habitación.

Cuando llegue el invierno sustituiré la colcha gris de boutí por una funda nórdica de Star Wars cuyos colores van genial con los cojines y con el resto de la decoración, así que no sólo funcionalidad, también practicidad en tiempos de crisis.
Pusimos algunos cuadros de su antigua habitación, colocamos todos los juguetes en los cuatro metros y medio de estantes, colocamos la guirnalda de luces led de Star Wars (Primark) de forma más o menos chula sobre el store y colocamos entre el el armario y la pared del fondo un estante para libros y material de clase (de Ikea) en un tono muy parecido al armario para integrar.


Como veis en esta habitación todos los huecos están aprovechados al máximo, hemos conseguido meter un escritorio y hemos intentado que la capacidad de almacenaje sea mucha teniendo en cuenta lo reducido de la habitación. Funcionalidad, practicidad y almacenaje ante todo, misión cumplida. Besos. Inma  

jueves, 1 de septiembre de 2016

New in!!!!

Bueno pues poco a poco vamos confeccionando el armario de la peque, que no sé si es mucho o poco pero desde luego son flechazos, evidentemente caerá alguna cosa más porque estoy esperando como agua de mayo lo nuevo de Mi Canesú, y evidentemente ya os enseñaré a la niña debidamente equipada con todo cuando toque porque aquí aún seguimos de verano como mínimo un mes más.
Respecto a abrigos creo que vamos a seguir amortizando los del año pasado que están impecables y les queda perfectos para este año, así que como diría mi madre "ahorro pal pueblo".
Rebequitas vamos a necesitar pocas, porque entre las que valen del año pasado y que la mayoría de conjuntos que le he cogido son de manga larga, sólo vamos a necesitar si acaso un par de ellas y será mi madre la encargada de tejerlas.
Con los zapatos, leotardos y calcetines empezaré una vez termine con la ropa.
Y con las ranitas qué pasa???? Pues una del año pasado de Gocco que era preciosa le vale, a tita Lore le encargaremos una básica con volantitos cuando encuentre esa tela que los ojos me hagan chiribitas y Eva Maseda nos está confeccionando una ranita que será la reina de las ranitas realizada en tela liberty y punto smok que es una maravilla, ya os la enseñaré cuando la tengamos, y es que no veo la hora de tenerla en mis manos.
Todo esto que no es poco, junto a la ropa sport y muchas cosas que nos valen del año pasado, ya es más que suficiente, de hecho es bastante, mi madre me diría que estoy loca, y con motivos.
Empezamos a ver????? Síiiiii????? Pues empezamos con los flechazos que eran sí o sí:
Eva Castro
Chic to Kids
Pilar Batanero

Valentina Bebés, un gran descubrimiento esta firma con unos precios que os dejaran locas
Marta y Paula es una firma que me encanta, y a Alejandra además le sientan de lujo sus jesusitos tan cortitos, la relación calidad-diseño-precio es fantástica, y como no sabía con cual quedarme y encima con esos precios,  pues me quedé con los dos, con el azul y con el rosa, ea
Marta y Paula
Marta y Paula

El año pasado se me quedó una espinita clavada con un jesusito de Eva Castro, por lo que me lié la manta a la cabeza y que me lancé a su búsqueda hace unas semanas y una mami me lo vendió sin estrenar, así que mejor imposible: 
Eva Castro, Otoño-Invierno 2015-16
Como veréis no soy mucho de rojos ni de cuadros escoceses, pero nunca viene mal tener en el armario algo rojo y de cuadros para las fiestas, así que nos hemos decidido por este Nini:
Nini
Buscando algo diferente en Tizzas de ECI me encontré con este pichi con braguita de antelina en color cuero, que combinado con blusa cruda, o con blusa celeste o con blusa de cuadros va a quedar ideal, ya os lo enseñaré en su día con las posibles combinaciones, porque me va a dar un juego increíble: 
Tizzas de ECI
Y por último de Neck&Neck me he traído este cubrepañal en color frambuesa (no es rojo) y esta blusa blanca con un cuello ideal que son realmente muy dulces:
Neck&Neck

Neck&Neck
Y esto es todo amiguitos, no olvidéis suscribiros a mi canal. Einggggg??????? Eningggg????? ayyyyyy que nooooo, que nooooo quería decir eso, es que estoy abduccida por la tipa de Toys on the go que la tengo clavá en el cerebro y escucho voces en mi cabeza, perdón, perdón chicas, quería decir "Y eso es todo amiguitas, besos". Inma 

martes, 30 de agosto de 2016

Mi nuevo descubrimiento en fragancias infantiles

No sé por qué causa las entradas que siempre escribo relacionadas con los perfumes, tanto infantiles como para nosotras, es siempre de las entradas más visitadas año tras año. Y como se ve que os gusta os dejo hoy una entrada "comodín y facilona" con mi nuevo descubrimiento en fragancias infantiles mientras saco tiempo para poder subir la cantidad de fotos que tenemos de este mes de agosto que ha sido muy prolífico en encuentros de los buenos.
Si me seguís desde hace bastante sabréis que para mí el perfume infantil es muy importante, es algo ritual, no lo puedo evitar, mis niños no salen a la calle si no están perfumados y tras la ducha otro viaje de colonia que se llevan, y al igual que tampoco les pongo cualquier cosa de vestir pues con las colonias me pasa igual, que tampoco les echo cualquiera.
No soy de las típicas fragancias a granel para nada, huyo de ellas como de la candela, al final pasado un rato de puesta la colonia todas me terminan oliendo a alcohol y no lo soporto, prefiero invertir un poco más pero que el olor sea fantástico y diferente, que huela a "niño chico", a ese olor que es inconfundible, algo que con las típicas fragancias a granel no me pasa.
Si hago memoria nuestras fragancias infantiles desde hace 8 años y medio han sido: Tartine el Chocolat de Givenchy  (mi marido ya usaba la versión perfume de Tartine de soltero, así que cuando nació Salva fue su primer perfume), Dulces de ECI que desde que se la regalaron a Salva con un mes de vida nunca nos ha faltado un frasco en casa y para mí gusto hay pocas como esta fragancia, Nahore, Baby Cologne de Suavinex, Tous Kids (la versión chicos que huele a cítricos), Picu Baby (otro clásico en mi casa), Mustela y Gotitas de Oro que ha sido de las pocas colonias infantiles a granel que han entrado en mi casa.
Pero a lo que vamos, mi último capricho en fragancias infantiles ha sido Eau de Cologne Petits de Carelia que se caracteriza por el origen natural de sus productos, lo podéis encontrar en formato de 125 ml y 50 ml y aunque a priori parece un pelín cara os aseguro que para nada en comparación a otras, nosotros tenemos el formato de 125 ml que sale más rentable la proporción cantidad/precio. Es baja en alcohol y libre de alérgenos, algo muy importante, huele ummmmmmmm gracias a la flor de azahar, al nerolí, al muguet y a las flores blancas y no me extraña que sea la fragancia de moda entre bloggers e instagramers. Se puede adquirir en muchos sitios, yo por ejemplo la he pedido en una farmacia de donde vivo, pero Carelia tiene página web si en vuestra ciudad no la encontráis: www.carelia.es
Evidentemente esta fragancia de Carelia sigue compartiendo protagonismo en nuestra casa con la Dulces de ECI y con Picu Baby, dos fragancias clásicas para nosotros y que nos ponemos los cuatro en casa a diario:
En Picu Baby encontraréis dos tamaños, grande de 490 ml y formato bolso de 100 ml
Respecto a la Dulces sólo la encontraréis evidentemente en El Corte Inglés, en formato de 100 ml y de 50 ml en frascos de cristal, pero hay una versión "recargable" más económica que huele exactamente igual en formato de 400 ml:
Y ahora mi humilde opinión, para mí el perfume infantil por excelencia por ese olor que tiene taaaaan especial es sin duda Tartine et Chocolat:
La colonia que nunca nos falta por esa relación calidad/precio/fragancia es Dulces de El Corte Inglés, sin duda uno de los mejores perfumes infantiles que existen para mí, ocho años y medio después seguimos fieles a ella y por algo será:
Y la colonia ideal para un recién nacido por ser baja en alcohol y por ese olor suave que tiene es Mustela, digo recién nacidos porque la veo ideal para ellos, ya cuando van creciendo yo personalmente prefiero otras fragancias un pelín más consistentes:
Y eso es todo por hoy, nos despedimos con besos y con un rico olor. Inma 

viernes, 12 de agosto de 2016

Adiós al chupete

Muchas me habéis preguntado por público y por privado en facebook cómo lo hemos hecho para quitar el chupete a Alejandra, algo que parece fácil, pero que no es tan sencillo en algunos niños.
Y bien, realmente no hemos hecho nada. Ha sido muy fácil y ha venido todo rodado en Alejandra. La semana pasada le coincidió un virus con fiebre con el último empujón de las muelas del año de la parte de arriba y con los 4 colmillos que están a punto de caramelo, aunque  aún no han salido, además tampoco descarto que tuviese alguna llaguita como las que después salieron al hermano de forma bestial. La boca le dolía tanto que ni el chupete quería, el viernes me di cuenta que no quería el chupe, se lo daba y lo rechazaba, el sábado igual, se lo daba y lo rechazaba una y otra vez, el viernes se durmió sin chupe, tanto siesta como noche, así que se me encendió la bombilla y decidimos quitar los chupes de en medio, ni siquiera los mencionamos delante de ella, como si nunca hubieran existido. Me he aprovechado de ese rechazo, que sé que era momentáneo por lo que le dolía la boquita, para quitarle el chupete, sólo eso, no hay más. Sólo puedo decir que una semana después esto está superado, creo que no se acuerda y hemos dicho definitivamente adiós a los chupetes. Así de fácil.
Aunque me apena ver como mi bebé crece demasiado rápido y va cerrando etapas, porque realmente no pensaba quitar los chupetes tan pronto, pensaba esperar a la próxima primavera con dos años y medio para quitárselo, pero por otro lado ahora me alegro, primero porque llegados a una edad los chupetes van modificando la forma de los dientes y no para bien; segundo porque siempre andaban tirados por el suelo o perdidos, a veces estaban perdidos hasta los chupes de emergencia, y cada noche teníamos que hacer una batida por casa en busca de los chupetes perdidos, que por otro lado estaban en los lugares más recónditos; y tercero, me alegro que sea ahora que aún no tiene los dos años, porque cuanto más grande es el niño más dependencia del chupe tiene y más complicado se hace quitárselo.
Con Salva fue distinto, se lo quité con 2 años y 8 meses, tenía auténtica perrera por su chupete que tenía además que ser de silicona de una marca y un modelo concretos, no quería otros. Cada vez que algún diente o muela le salía sentía alivio mordiendo la tetina hasta que la rompía, cuando lo rompía ya no lo quería porque la silicona rota le raspaba en la lengua, así que me pedía el de repuesto que sabía además dónde los guardaba. Y sí, yo madre precavida casi siempre tenía chupetes de repuesto, los cuales compraba en ECI en packs de dos. Peeeero un día lo rompió demasiado rápido y coincidió que no me quedaban de repuesto, el padre dijo que esa era el último chupete y que íbamos a aprovechar para quitárselo, aunque yo hubiera salido a comprarle otro en cerocoma, se lo dijimos, ya tenía una edad en la que más o menos podías razonar con él, le dijimos que ya no había más chupes y que no lo hubiera roto si tanto quería el chupete, se lo dejamos sobre la mesa, cuando le entraban ganas de chupe iba al bidé y lo enjuagaba allí pensando inocentemente que lo roto se quitaría con el agua, se lo llevaba a la boca, veía que no y lo volvía a soltar en la mesa, así durante tres días, al tercer día ya ni miraba el chupete, se lo guardé y al día de hoy. Sin llantos, sin traumas e intentando que él comprendiese que como había roto el chupe pues se quedaba sin él, que no lo hubiera hecho sin tanto quería a su chupe. La única vez desde ese día que se acordó de su chupe fue dos meses después que estuvo un par de días ingresado por una gastroenteritis, cuando lo subieron a la habitación después de ponerle la vía me pidió su tete, evidentemente me hice la loca, aunque el alma se me partió, y ya está, nunca más lo volvió a mencionar ni nada por el estilo.
Si me permitís un consejo, esto de la retirada del chupe es como la retirada del pañal, primero nos tenemos que mentalizar los padres, y una vez que hayamos tomado la decisión de quitárselo que no haya vuelta atrás, porque si titubeamos o cedemos estamos perdidos y cuesta más trabajo. Y evidentemente lo que funciona en un niño en otro no, y lo que está claro es que cualquier decisión que tomemos los padres respecto a la crianza de nuestros hijos siempre será la correcta porque nadie mejor que unos padres conocen a sus hijos, saben cómo actúan y lo que mejor les conviene. Podríamos decir que cada maestrillo tiene su librillo.
Como veis en esta casa no ha hecho falta dar los chupes a los reyes magos, ni a un perro, ni untarlos de nada, ni llevarlos al árbol de los chupetes que está en un parque de Torremolinos. Simplemente nos hemos aprovechado de dos situaciones propiciadas por los propios niños, en el caso de Alejandra por ese rechazo momentáneo debido al dolor de boca y en el caso de Salva haciéndole ver y que comprendiese que se quedaba sin chupe porque él lo había roto y que no lo hubiera roto si tanto lo quería. En nuestro caso, en ambos ha sido relativamente fácil, lo sé, y que no siempre es así, también lo sé, pero es nuestra experiencia y así os la cuento.
Ainsssss estas fotos con sus chupes ya no las veremos, buaaaaaaaaaaaa:
 
Besos. Inma    

miércoles, 10 de agosto de 2016

We love plumeti-plumeti coral

Buenooooo, seguimos con verano, aunque facebook ya es invernal total y a los pecadillos de Nini, Chic to Kids, Pilar Batanero y Neck&Neck se suman Eva Castro y Marta y Paula, y estoy esperando como agua de mayo lo nuevo de Mi Canesú. Esto es vicio. Pero aquí verano es lo que toca hasta octubre sí o sí. No puede decirse que sean mis mejores vacaciones hasta el momento, la limpieza general de la casa que ya está casi finiquitada y Salva que ha estado desde el viernes con la boca y la garganta llenas de llaguitas y el pobre no ha podido comer únicamente líquidos, papillas y purés, además tampoco podía hablar, no han sido las mejores opciones para los primeros días de mis vacaciones, menos mal que hoy ya se ha levantado y no le duele, qué alivio más grande porque el pobre ha estado fatal, sin ganitas de nada. Así que a partir de ahora la cosa sólo puede mejorar, así que parque, playa y feria que empieza el viernes por la noche. Además la segunda quincena de agosto recibiré la visita de personas muy especiales a los que estoy deseando volver a ver. Pero de momento, seguimos con lo nuestro.
No soy mucho de rojo, ni de azules, ni de cuadros escoceses, así que en invierno lo tengo algo complicado, pero eso no significa que no tenga cosas rojas, azules o con cuadros escoceses. Que como siempre digo, si algo me gusta y me lo puedo permitir, para casa que se viene. Todo es cuestión de flechazos, nada más.
Este vestido de plumeti rojo de Ancar es un ejemplo, aunque en mi defensa diré que no es rojo España propiamente dicho, es más bien un tono precioso entre coral y frambuesa que la foto no consigue reflejar, además ese cuello en plumeti blanco le da un toque ideal, el conjunto lo remata una braguita o cubrepañal también en plumeti blanco de un jesusito de Gocco que tenemos del año pasado y que este verano le queda aún más bonito, ya os lo enseñaré. Completamos look con lazo blanco en el pelo y merceditas de lona en rojo, que aunque no es el tono de rojo exacto, es lo que hay. Y hala a parquear se ha dicho la mar de estilosa y la mar de baratita porque el vestido me lo traje las rebajas del verano pasado por mucho menos de 20 €. Vamos que no tiene nada y lo tiene todo, empezando por un precio fantástico. 
 
 
 
Besos y a ver si consigo contaros cómo lo hemos hecho de bien en la operación "adiós chupete". Inma