lunes, 15 de enero de 2018

Reyes 2018

Los Reyes del 2018 pasarán al olvido, y no por la ilusión de mis hijos que contaban los días y las horas, pero fue un día triste, nada salió como tenía previsto ni hubo estreno de modelito.
A las 8 de la mañana me estaba llamando mi madre para decirme que su hermano (mi tío y mi padrino) ya había muerto, la verdad es que lo esperábamos desde hace días, el viernes por la tarde cuando fui a verlo ya estaba muy malito y no abría los ojos, y aunque lo ves muy mal no te piensas que va a ser tan rápido, de hecho ninguno lo pensábamos, maldita enfermedad, de agosto a aquí se lo ha llevado fulminante, qué deterioro más grande en tan solo tres meses, y qué sufrimiento para nada, horrible.
Así que ha sido un fin de semana muy triste, triste por él que al final ya se dio por vencido, por mis primos que adoraban a su padre, por mi tía que ha sido su fiel compañera desde que era una niña y por sus hermanas (mi madre y mi tía Pepa), somos una familia muy unida, de ser muy pesados unos con otros, vivimos además todos muy cerca y nos vemos casi a diario, cuando a uno le pasa algo ahí estamos todos arrimando hombro aunque sea para dar ánimos, como debe ser, porque la familia es sagrada y es lo más valioso que tenemos. 
A mi madre le digo estos días que se quede con lo bueno, con todo lo que ha vivido y se ha reído con su hermano, que era super gracioso, es curioso pero todo el que llegaba al cementerio lo recordaba con alegría, y que ha estado ahí con él hasta el final, de su mano, iba a verlo mañana, tarde y noche, le daba de comer, lo levantaba, le reñía cuando no quería comer, allá que iba a comprarle o cocinarle lo mejor cuando después de días sin poder comer pedía algo. Ojalá mis hijos tengan esa relación de hermanos de verdad entre ellos. Ahora me dice que se ha quedado como las tontas después de tantos meses en el camino y que le parece increíble que nunca más lo vuelva a ver. Muchas cosas no tienen consuelo, y esta es una de ellas. Así que estos días estoy más con ella, la llamo para que se vengan a comer a casa y hoy por ejemplo me la he llevado de rebajas y a comer a El Corte Inglés.  
Reímos y lloramos recordando sus cosas, te acuerdas mamá cuando de recién nacida llegó al cortijo una gitana pidiendo y te dio a la gitana?? Menos mal que la mujer no te llevó, jajajaja. Y te acuerdas cuándo de bebé tú llorabas mucho y te dio higos secos para que te callaras y por poco no te mueres atragantada??? Pues como esa contamos muchas, reímos y lloramos. Era un figura, con ese tipo de señorito andaluz, tan alto, tan recto, tan educado, tan elegante, tan simpático. Me enorgullece comprobar que mi familia es muy querida porque durante dos días no paró de llegar gente al cementerio, hubo momentos que había que salir de la sala con todo el frío y todo porque no se cabía dentro y la sala tenía dos plantas, con eso lo digo todo.  
Así que como comprenderéis nuestra mañana de reyes fue triste, apenas hubo fotos ni ganas de nada. Abrimos lo regalos, desayunamos, recogí la casa un poco, me duché, Tomás llevó a los niños a casa de una prima para que se quedasen con sus hijas mientras él me llevaba al cementerio y de paso le daba el pésame a la familia y volvía rápido para quedarse con los niños. Cuando regresé el domingo al medio día  por fin pude disfrutar algo de mis niños, nos echamos taaaaanto de menos.
Aquí todo listo la noche antes, esa cocinita es tan cuqui, evidentemente no todo es para los niños, lo de más a la derecha es lo mío y lo que le tenía comprado  para mis padres, lo de más a la izquierda lo de Tomás y el resto ya sí es de ellos:
Aquí la Mari Fló con su Rapunzel, madre mía, llevaba semanas preguntando si la Rapunzel venía hoy, a día de hoy parece una yonki poligonera, madre mía qué pelos tiene la muñeca ya:
Aquí mis regalos, el jersey de Sfera es DI-VI-NO:
Así luce ya mi chimenea con la vela que huele genial y con la coronita de lavanda que es ideal para hacer juego con el cuadro "Campo de lavanda en la Bretaña francesa" de mi querida A. Munteanu, qué "listos" son estos reyes magos oye tú:
Y otro regalito mío que me encanta, ese color coral, el bronce y el verde agua es taaaaan yo, es ideal para el verano malagueño:
Hubo muuuucho más, pañuelos, monedero, mi madre me compró ropa deportiva porque me ve gorda por lo visto y subliminalmente me está mandando a mover el culo, jajajajaja.
Y eso es todo, espero que los próximos reyes sean más alegres, o por lo menos que cuando hagamos recuento para entregar los regalos estemos todos. Sólo pido eso. Besos. Inma  

jueves, 11 de enero de 2018

Las estrellas del Cometa para Noche Vieja

Ayyyy, ayyyy, ayyyyy, y así como el que no quiere la cosa llegó la Noche Vieja, se fue la sobrina un día antes y terminó un año que en líneas generales ha sido bastante bueno.
Nosotros pasamos Noche Vieja y Año Nuevo en casa de mi prima Ana (que vive en un edificio delante de mi balcón, como veréis muy lejos no nos fuimos), estaban ella y su marido, sus hijas, su madre (mi famosa tía Pepa La Visionaria que es la hermana de mi madre), mis padres, mi marido, Salva y Alejandra, cenamos divino, comimos al otro día divino aunque fueran restos y tuvimos unas sobremesas divinas, que a fin de cuentas es lo mejor. Cada una puso una cosa y la verdad que al final nos pasamos con tanta comida. 
Salva ya estaba mejor, así que dejó el chándal de Nochebuena y se puso sus vaqueros y su polo y a Alejandra sí que la arreglé esta vez, le puse el que para mí ha sido unos de los vestidos más bonitos de esta temporada, el modelo Cometa tooooodo lleno de estrellas de Badum Badero que pedí a Noelia de Mencia´s Closet Moda Infantil y que evidentemente combina a la perfección con marrón chocolate (zapatos, leotardos y lazo) y además es muy calentito. Os dejo con algunas fotos justo antes de irnos para casa de mi prima a cenar y despedir el año:
 
 
 
La verdad es que las fotos no hacen justicia al vestido, evidentemente son fotos de móvil hechas a la carrera justo antes de salir, porque el Jesusito tiene mucho más volumen de lo que se aprecia en fotos y es una pasada.
Y eso es todo, por cierto, os dejo foto del modelito de Año Nuevo con pichi buganvilla de Gocco, camisa de bicicletas de Paloma de la O comprada en Alondrina y zapatos y leotardos en gris oscuro:
 
Besos. Inma 


miércoles, 10 de enero de 2018

Navidad (primera parte)

La segunda quincena de diciembre fueron unos días de locura para mí, primero presentamos por todo lo alto el libro de los 20 años de mi trabajo, con todo lo que eso implica. Seis días después inauguramos mega exposición que yo comisario, con todo lo que implica otra vez, aunque tanto esfuerzo está mereciendo la pena, pues son ya varias instituciones las que quieren rotar la exposición una vez finalice donde está expuesta ahora. Más orgullosa y feliz en ese aspecto no puedo estar. Ahora entenderéis mi ausencia blogueril.
Eso sí, pude ver la primera actuación de Alejandra, hice lo imposible por estar porque ese mismo día inauguraba por la tarde, pero la vi, os diré que fue más emotiva que ordenada, cada uno fue a su bola, jajaja, tengo miles de fotos y vídeos pero se ven demasiados niños como para compartir.
Así que una vez pasó todo el lío de presentaciones e inauguraciones nos metimos de lleno en la Navidad y, oh sorpresa, Salva empezó con la gripe, el pobre se tiró toda Nochebuena metido en la cama de mis padres durmiendo. Qué penita, ni la llegada de Papá Noel lo animó. Cómo se nota que se va haciendo mayor que ya se resiente más de estas cosas.
La sobrina llegó el sábado 23 de diciembre por la mañana, así que los primísimos, pero sobre todo las primísimas estuvieron todo el día juntas. De hecho, para empezar a ambientarnos, el mismo 23 por la noche hicimos una cena picoteo en mi casa donde cayeron varias botellas de lambrusco y de cerveza.
Como os he dicho Papá Noel, como ya es tradición, les dejó los regalos en la puerta de la casa de mis padres, y se desató la locura entre las dos mozas. Alejandra iba con el pijama puesto y encima un disfraz del Tedi tipo Frozen, estaba hecha un cuadro, la verdad es que con el rollo de que el hermano estaba malo y el pobre iba en chándal por no ir en pijama, pasé de poner a la niña de punta en blanco, así que cuando fui a vestirla, porque lo intenté, y me dijo que ella iba así me dije, pues ni media palabra más, así vas, te coloco el abrigo encima y listo, así para después ya tienes el pijama puesto. Y la verdad la cosa tiene delito pues en su armario había aún sin estrenar un Badum Badero, un Valentina Bebés y un Baja Costura, todos ellos ideales para estos días de Navidad.
Momento recogida de juguetes en la puerta, estaba hecha un cuadro madre mía, eso sí, el "let it go" de Frozen lo interpretó de muerte prácticamente caracterizada y poniéndolo todo en el asador:
Cenamos, hablamos un poquito de todo, especialmente de Cataluña que para eso había una catalana de pura cepa en la mesa , y para las 23.30 ya estábamos en casa de vuelta, tener en cuenta que el pobre de Salva no estaba para mucha fiesta. Lo  bueno es que vivimos a tres minutos de mis padres y vamos y venimos en un suspiro. Salva y yo dormimos esa noche en el sofá que para eso mide tres metros y con la chimenea puesta, pues no quise meterlo en mi cama donde duerme la hermana con nosotros y dormir los dos en la cama pequeña es imposible con lo grande que está Salva ya.
Mientras tanto la moza durmió con todo lo que Papá Noel le trajo: el bebé y los biberones del bebé, la varita mágica, la trenza de Frozen, la corona y no durmió con un juego de Disset porque el padre no la dejó, que si no también, ella quería estar rodeada de todos sus regalos. 
El día de Navidad nos volvimos a ir a casa de mis padres a comer de nuevo como si no hubiera un mañana, a toooodo esto, que son los entrantes, hay que sumar rosada a la marinera y solomillo al Oporto:


De nuevo Salva iba en chándal, el pobre demasiado tenía con la fiebre como para empaquetarlo y a Alejandra decidí ponerla cómoda y calentita, la verdad que con el hermano así no me motivaba mucho arreglarla a ella demasiado.  Aquí va camino de la casa de mis padres el día de Navidad con el bebé que Papá Noel le dejó:

Para las 7 de la tarde ya estábamos otra vez en casita apalancados en el sofá con la chimenea puesta, of course, las velitas encendidas y los farolillos chinos, lo mejor del mundo.

Y así ha sido más o menos nuestra primera parte de la Navidad. Para la segunda parte la sobrina ya se fue, ohhhhhh, para pena de Alejandra que preguntaba todos los días por su prima.
Besos. Inma 

jueves, 14 de diciembre de 2017

Espíritu navideño en modo on: cómo transformar un traje de Mamá Noel en 3 sencillos pasos

Este año la actuación navideña de Alejandra es el jueves 21 de diciembre e irá de Mamá Noel, algo que me jode doblemente, porque yo pensaba que iría de pastora con su precioso traje guardado desde el año pasado, podéis verlo AQUÍ, y lo que es peor, pensaba que la actuación, su primera actuación, sería el último día de clase antes de las vacaciones que es el 22 de diciembre.
Pero noooooo, el 22 de diciembre va la clase al cine a ver Coco y de ahí que hayan adelantado la fiesta. Y yo, tan previsora tengo fijada la inauguración de la exposición que comisario desde principios de abril para el mismo día 21 de diciembre, precisamente pensando en tener el día 22 relativamente libre para poder ver a mi hija en su primera actuación. No me digáis que eso no es tenerlo todo pensado, pues de nada me ha valido esta vez. Os digo una cosa, 16 horas antes de casarme estaba inaugurando como comisaria una gran exposición en la desaparecida y maravillosa Sala Alameda , fijé la fecha de mi boda en base a esa exposición, y es que cuando hablamos de algo muy gordo hay que calcularlo todo.  
Y la cosa podría haber sido peor, porque hasta el martes no hemos sabido por parte de protocolo de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía la hora de la inauguración. Había dos posibles horas, las 12 de la mañana y las 19.30 horas. Finalmente será a las 19.30 horas. Imaginaros si hubiera sido a la 12 de la mañana, no me la hubiera quitado de la cabeza, no es el fin del mundo, pero es la primera actuación de mi hija y para mí lo es todo. Yo sí tengo prioridades y hay cosas que no las paga el dinero. 
Así que procuraré dejarlo todo listo el miércoles, ir al trabajo el jueves antes de la hora para terminar de concretar lo último y venirme corriendo para verla a las 12 de la mañana y después irme corriendo otra vez para una intensa y profunda sesión de chapa y pintura que no me va a conocer ni mi madre después. Sólo espero que ningún medio de comunicación convocado no pueda asistir por la tarde a la inauguración y me joda citándome a media mañana. Crucemos los dedos porque soy capaz de mandarlo al peo.
Pero a lo que vamos, para mi sorpresa y sorpresa del resto de madres recibimos wassap del delegado de clase hace un par de semanas, porque nosotros tenemos como delegado de clase a un chico, para que luego no se hable de discriminación de género en ese aspecto, el delegado nos contaba que la seño le había dicho que nos comunicara que este año para la función de navidad irían los niños de Papá Noel y de Mamá Noel. Imaginaros todas las madres protestando porque queríamos aprovechar los trajes de pastores, volvimos loco al pobre chaval. Pero era lo que había.
Así que me fui a un bazar chino y me traje un traje de Mamá Noel completo por 5´95 €, además es de tercipelito, malo muy malo, pero de terciopelo a fin de cuentas, y no de fieltro como suelen ser este tipo de trajes de Papá Noel de los bazares chinos.
Pero a mí que me gusta complicarlo todo debía dar al traje mi toque en la medida de lo posible que ese trapo mal cosido me permitía. Así que os dejo mi humilde transformación en tres sencillos pasos:
1. Meter debajo del vestido una blusa con cuello para dar mas empaque al vestido, nosotros hemos metido la camiseta blanca con cuello de plumeti blanco de Tris Tras, calentita y cómoda.
2. Hemos quitado los ridículos lazos rojos de las trenzas y hemos puesto otros más grandes y vistosos.
3. Hemos metido unos pantys a rayas rojas y blancas, acierto total, alguien me dio la idea por FB cuando os pedí consejo sobre si meter leotardo blanco o leotardo rojo.
 Y eso es todo, así hemos transformado humildemente en tres sencillos pasos un disfraz del montón de Mamá Noel comprado en un bazar chino en algo más digno, porque si se va, por lo menos que se intente ir bien.
Y como aquí hacemos lo que queremos, como los de Ketama, pues empezamos por el después:
 
Y aquí el antes de la transformación:
Os pido sorry por las fotos, pero estaba experimentando con el programa y me he quedado sin tiempo y sin luz para nuevas fotos.
Besos. Inma

lunes, 11 de diciembre de 2017

Espíritu navideño en modo on: un sencillo DIY para regalar o decorar

Me encanta la decoración y me encantan las velas, siento especial fijación por las velas, así que cuando en la revista El Mueble vi un par de ideas navideñas con velas enseguida se me encendió la bombilla.
Por lo tanto hoy os traigo un DIY muy fácil de hacer y barato además de muy original, original no por la idea en sí, es decir, echar velas en agua, lo veo original por el contenedor de la vela, por ese tarrito de conservas de cristal usado como velero navideño.
Es ideal para decorar una mesa de navidad, una chimenea, para regalar a una profesora o como amigo invisible, yo he hecho uno para mi chimenea, of couse, y otro para regalar a nuestra querida seño Mari Paz. Podéis hacer una composición con varios tarritos de conserva de diferentes tamaños y vuestra mesa o chimenea será la más top y dignas de la mejores revistas de decoración.


 
¿Qué necesitamos?
-Una velita
-Un tarrito de conservas de cristal, de cualquier tamaño, pero tampoco hace falta muy grande, el mío mide 7´5 cm de alto y 6 cm de diámetro
-Estrellitas tipo glitter 
-Agua
 
Echamos un poco más de la mitad de agua, echamos las estrellitas y por último la velita, y listo, velero original, fácil y barato y con regusto de antaño y sin perder el toque navideño.
Como os he dicho al principio esta idea la he sacado de un par de imágenes de la revista El Mueble que me encanta, me quedo dormida cada noche ojeando sus fantásticas casas e ideas. De esta primera imagen tomé la idea del tarrito de cristal de conservas como contenedor de la vela:
Y de esta segunda imagen tomé la idea de echar estrellitas al agua en lugar de otra cosa por ser más fácil de encontrar y más barato:

Y ya que estamos en faena pues aquí tenéis otro velero DIY fácil de hacer también, para esta ocasión necesitamos tarrito de cristal (este lo tenía yo por casa), vela y encaje de bolillos con adhesivo, y listo, otro velero para la chimenea.
 
Las estrellitas, las velas, el tarrito de cristal de conservas y el encaje con adhesivo son de TEDI, que tiene unas cosas para manualidades que es para fliparlo.
Besos. Inma  


domingo, 10 de diciembre de 2017

Cuando el complemento importa y las panderetas tienen que ser con motivos navideños

En la mayoría de los casos el complemento marca la diferencia y hace que un look bueno pase a ser un look impecable y de 10. Eso lo sabemos la mayoría de locas de la moda infantil y de la moda en general.
Así que nosotras que nos sumamos a casi todas las modas y tendencias, a casi todas, que no a todas, también hemos sucumbido a la moda de los gorros con pompones de pelo, que aquí por la capital de la Costa del Sol no es una prenda muy amortizable, pero de vez en cuando pillamos coletazos de la olas de frío que hacen más arriba y también hace rasca de la buena y es cuando aprovechamos para ponernos ciertas prendas:
Así que el sábado pasado, mientras media España andaba helada nosotros andábamos medio congeladillos, y por lo tanto nos pusimos este gorro de Rahigo en camel con pompón de pelo y pelliza de Gocco que es la mar de calentita pues va forrada de borreguito por dentro, calentitas y estilosas por el amor de Diorrr:
Y con esas que nos fuimos en busca de una pandereta navideña para Alejandra, misión imposible, os lo aseguro, desde que proliferan los bazares chinos encontrar una pandereta con motivos navideños es imposible, a no ser que mires en El Corte Inglés o en los puestecillos navideños del Parque, y las cosas como son, paso de pagar lo que la pandereta no vale máxime cuando no sé si vendrá de vuelta del colegio.
Ya me pasó con Salva hace 6 años cuando me lancé, ilusa de mí, a la aventura de comprar una pandereta navideña, busqué en todos los bazares chinos de mi barrio, del barrio de mis padres, de los barrios de al lado, si no miré en más de 10 bazares no miré en ninguno, una tarde entera estuve buscando una pandereta con motivos navideños y nada, todas las panderetas que vi eran iguales con esos osos híbridos entre ratones y conejos, de todo menos navideño.
Al final encontré de chorra una pandereta con un árbol de navidad gracias a mí cabezonería, estaba camuflada entre una montonera de panderetas de osos híbridos de lo más surrealistas, recuerdo que había hasta panderetas con osos lavándose los dientes, muy navideño todo vaya. La pandereta en cuestión la tuvo durante los tres años de preescolar porque yo me encargaba de guardarla bien como oro en paño porque lo mío me costó dar con ella cuando me la traía a casa una vez que le daban las vacaciones de Navidad, pese a mi asombro año tras año de que viniera de vuelta.
Peeeero el año pasado alguien la sacó del escondite donde la tenía a la espera de dársela a la niña una vez estuviera en preescolar, vamos que la niña la cogió antes de tiempo y ella que tiene la exhalación en las manos, como su abuela la Antonia, se la cargó antes que yo parpadeara y la tuvimos que tirar, con lo cual a comprar otra tocaba.
Con Alejandra pasaba de dar tantas vueltas, ya sabía lo que me esperaba, máxime cuando en todos sitios las panderetas eran las mismas, miré en un par de bazares chinos, en el Tedi, en el Dealz y en Juguetes Carrión, y nada, ni rastro de una pandereta con motivos navideños, así que decidí coger una pandereta de un bazar chino y tunearla con unas pegatinas navideñas del Tedi y unas cintas de raso rojas que andaban por casa.
El antes (la pandereta de los coj**** tiene miga, pero por lo menos no son osos lavándose los dientes):
El después por sólo 1´99 €:
No sé si soy demasiado tonta o pejiguera pero yo las panderetas las quiero con motivos navideños como las que yo tuve en mi niñez, tan difícil es señores fabricantes chinos de panderetas??? Tan difícil es colocar la pegatina con unos motivos navideños en lugar de con esos osos rarunos que dan grima haciendo cosas como lavarse los dientes??? Que lavarse los dientes está muy bien y los osos dan  ejemplo a los niños y los niños lo captan de forma subliminar pero  no es algo muy navideño. Señores chinos fabricantes de panderetas que pinta una tortuga en una pandereta de Navidad?? Eh, eh, qué, qué??!! Si pones un camello o una ovejita, o un burrito o una vaquita hasta puedo entenderlo, pero un oso y una tortuga jamás.
Por cierto, me consuela saber que no soy la única que quiere una pandereta navideña de verdad, mientras buscaba me encontré con una chica con mi misma situación. Pobre, le tuve que abrir los ojos y contarle la pura realidad, que no encontraría una pandereta con motivos navideños en un bazar chino así como así.
Gorro: Poppi Las Arenas
Besos. Inma

domingo, 3 de diciembre de 2017

Las bicicletas no son sólo para el verano: otra prenda polivalente

Ya habéis visto esta preciosa blusa con estampado de bicicletas en la entrada de Pecadillos estivales II y en la de Un pichi: siete combinaciones, pues bien, a raíz de la entrada del pichi de Gocco me di cuenta que esta blusa de bicicletas de Paloma de la O es otra prenda polivalente, vamos, del tipo de prendas que a mí tanto me gustan.
Es por tanto una prenda amortizable 100%, además de divina, con un tejido muy fluido, un tacto que es una maravilla y con un estampado original y perfecto en tonos grises y verde agua, se acompaña de cubrepañal en estampado pata de gallo en tonos verde agua con lazo como la blusa:
 

Lo estrenamos el sábado, nos pusimos pelliza, que con el cuello de la blusa por fuera queda ideal, y nos colocamos gorro con pompón de pelo, aprovechando que hacía mucho frío, y nos fuimos en busca de una pandereta navideña, cosa que no es fácil desde que proliferan los bazares chinos, pero eso lo dejamos para la próxima entrada:

 Pero rebuscando en el armario he comprobado que la blusita de las bicis me da para varias combinaciones más, así que vamos a verlo.
Ya lo vimos con el pichi frambuesa de Gocco, para mi gusto una combinación 10 porque ambas prendas se potencian y se complementan muchísimo:
Con la ranita petróleo de la temporada pasada de Mi Canesú:
Con pichi de lanita gris de Neck&Neck, el pichi es muy antiguo, vamos que tiene varios años y Alejandra era muy peque cuando lo compré hace bastante en los últimos coletazos rebajiles de un mes de enero por unos pocos de euros. Pero con este pichi he tenido una relación amor-odio, la prenda en sí me gusta, su forma, su tejido, el color, todo, además era y es muy actual, pero el largo noooooo, y ya sabéis las locas de la moda infantil lo que pasa con estas cosas, hasta este año no le ha quedado como a mí me gusta y por ello ha estado dando tumbos en el armario un par de inviernos pese a ser una 18 meses. De hecho tenía una blusita de estrellas grises para ponerla con el pichi y la blusita ya se le quedó pequeña y la han heredado otros y todo, en fin, no entiendo la manía muchas veces de hacer la ropa taaaaan larga, o igual las equivocadas somos nosotras, que la ropa debe ser larga, no sé.   
Y por último, en plan informal con leggins vaqueros en verde de Primark:
Eso es todo, a esto se le llama ahorrar y amortizar y lo demás son tonterías.
Besos. Inma