lunes, 21 de febrero de 2011

Varias cosas


















Hoy hace exactamente tres meses que mi Salvador dejó el chupete, sin llantos, sin traumas, sin malas noches y más fácil de lo que todos en un principio suponíamos, pues su chupete era su más preciado tesoro, llegó un momento en el que no lo soltaba absolutamente para nada y en otras épocas no muy lejanas formaba unos "pollos" de campeonato si su chupe se perdía, se rompía o por algún que otro intento fallido de quitárselo por nuestra parte. Además tenía que ser AVENT de PHILIPS, y si era transparente mejor, que no se nos ocurriese darle otro.
Pero un buen día lo rompió, la verdad es que los rompía mucho y entonces ya no los quería, yo siempre tenía en casa uno nuevo de repuesto, es más sabía incluso dónde estaban los nuevos guardados, pero hace tres meses me pilló sin ninguno en casa y entonces el "marío" me dijo que ni se me ocurriese comprarle más, yo en mi más absoluta debilidad hubiese salido corriendo a comprarle el chupete, pero me contuve, no sabéis qué pena verlo todo el día enjuagar el chupe en el bidé creyendo que así lo roto desaparecería, pero esa noche durmió sin problemas, al día siguiente la siesta igual y a la otra noche pues bien de nuevo. Así que el pobre mío en vistas de que el agua no arreglaba lo roto ni que yo le daba uno nuevo pues se resignó, lo soltó en la mesa y allí estuvo tres días, pasados los tres días lo guardé de recuerdo como su último chupete y que conservo junto con el primero. Fue taaaaaaaaaaan fácil que aún no lo creemos. De vez en cuando, sobre todo al principio pues ya no, me lo pedía con la voz muy bajita y con cara de pena me decía "mami tete", pero siempre se lo he explicado y parece que me ha entendido, más que nada creo que le llegó su momento. Es que es un campeón. Os dejo fotos de Salva con chupete a diferentes edades, la primera foto es con tan solo tres días y su primera foto con chupe, las demás son a diferentes edades.
Otra cosita es que llevo así como una semana viéndolo tan mayor, tan alto que me da un poco de pena verlo crecer tan rápido, ya no le queda nada de bebé, mi bebé, y me está entrando una nostalgia de pensar que hace nada estaba en mis brazos con dos kilos y medio pequeñito, pequeñito. En fin, la vida.
Hoy también 21 de febrero hace siete años que mi marido y yo vimos nuestra casa, era sábado por la mañana y quedamos con el chico de la inmobiliaria para verla, nos encantó, y ese mismo día dimos la entrada (qué felicidad la de aquel momento). Unas semanas después estábamos firmando la hipoteca y comenzando las reformas, pues la reformamos entera (pero entera)nosotros mismos y cuando nos casamos el 20 de noviembre pues ya estaba casi lista a la espera sólo de terminar algunos detalles y nosotros agotaditos. Era la casa perfecta, sobre todo para mí, pues vivo a dos calles de mis padres, a cinco minutos andando de la playa, muy cerca del centro, con vista despejadas sin nada delante (veo incluso los Montes de Málaga), muy luminoso (super importante), ¿se puede pedir más? Es donde mejor y más feliz me siento y aunque no sea un palacio es mi casa. Como nunca puedo dejar de pensar de aquí a poco estoy pensando en poner el parquet y una chimenea eléctrica en el salón, pues fueron dos cosillas que se nos quedaron pendiente en su día y pronto caerán.
El 21 es nuestro número (de Tomás y mío), para nosotros este número significa mucho, pues además nos conocimos un 21 (julio) y yo compré mi vestido de novia un 21 (abril), y nuestro hijo nació un 12 (marzo) que si le das la vuelta es 21. Bueno, bueno, bueno, se me va la pinza.
Para finalizar quiero dar las gracias a Carmen de "Mi niño y niña" que hace unos días me otorgó el premio al blog más dulce, muchas gracias Carmen y un millón de besos.
Bueno por hoy ya. Besos.
Inma.






6 comentarios:

Susana dijo...

no me lo puedo creeeerrrr NO HAS VISTO QUE YO TE DI UN PREMIO HACE DIAS BUAAAAAA BUAAAAAAAA BUAAAAAA
que pena madre mia
Con lo que me estaba gustando el post y de pronto veo lo del premio casi me da algo
Vale Vale coges el otro y el mio no jajajaj ya me las pagaras ajajja
Bueno me ha parecido barbaro lo del tete por que la verdad que es duro quitarselo y si a salva no le ha costado pues mejor que mejor.
Por cierto lo de que la casa esta al lado del mar cerca del centro hummm casi me daban ganas de ir de lo bien que lo has explicado jajajaj
bueno guapa un beso bien fuerte desde leon aunque no hayas querido mi premio..... jajaja

Natalia dijo...

Enhorabuena por tus premios Imma!!
A mi estrella se lo quitamos cuando cumplió 21 meses también. La verdad que nunca le gustó mucho, pero en esa temporada que estaba un poco pachucha lo empezó a coger más y por eso se lo quitamos.

Ana Belén González dijo...

Ooooh me encantan las fotos, madre mía si es que Salva ha sido desde bebé precioso, la cuarta(foto) me flipa.
Es una alegría que haya dejado el chupe sin más y de forma natural, olé campeón.
La luz natural también es muy importante para mí en los hogares, en mi caso pasó algo parecido, nosotros compramos en plano pero lo primero que hice fué dirigirme al solar y ver todas las posibilidades.Mi casa para mí es el sitio donde más comoda estoy,el sitio en el cual desconecto y me siento en paz,tiene, en mi opinión, una energía tranquilizadora.No anhelo en absoluto vivir en un palacio ni en una mansión, los sitios excesivamente grandes me producen frialdad, yo me quedo, por ahora, jiji, con mi pisito de 100 m .
Sé nota que para ti tú casa también es especial, qué bien lo del parquet y la chimenea...yo también quieerooo...suena a calentito.
Qué curioso lo de las fechas.
Ya mismo es el cumple de Salva...
Un besote grande guapa.

cristina dijo...

Que reportaje tan bueno y que penita que se va el bebe, pero no te preocupes empieza una etapa super divertida. Ole por Salva por dejar el chupe.

Y felices 21, je, je

Elvira dijo...

Tus palabras son tal cuál mis pensamientos. Yo cada día tengo más melancolía porque veo lo que crece y que se me está escapando de bebe, que pena dios mio, aunque sé que es ley de vida, pero no lo puedo evitar.
La verdad Inma que suerte tuviste con el chupete, Yelco nunca fué mucho de chupete , ahora bien, para dormir la siesta y de noche, que no le falte su tete. En fin, estoy en esa fase de quitarselo pero nose como, en fin, espero que algo me ilumine porque no quiero causarle un trauma. Yo fuí de chupete hasta grandecilla y me encantaba , estaba loca como mi pepe, ufff, espero tener suerte al igual que tu.
Que privilegio vivir en una ciudad con mar y encima al lado, una pasada Inma , creo que mejor imposible.
Por último decirte que Salva está guapisimo (como es él) en las fotos, super tiernas .
Un besito para los dos

MOSCHINO HIPPY CHIP dijo...

jelou! q guapo Salva! da pena q vayan pasando etapas, verdad? mi peque imita a la grande y hay etapas q las pasa muy rápido... aixxxx q crecen muy rápido! q envidia estar en Málaga, me encanta, una pena q me pille tan lejos... besetes!