miércoles, 20 de septiembre de 2017

Uniforme ¿sí o no?

Tengo sentimientos encontrados con el tema de los uniformes escolares.
No me gustan los uniformes en general, es lo que tiene ser un espíritu libre, no tienen colores bonitos para mi gusto y suelen ser de colores oscuros por lo general, sus patrones son antiguos, aunque más que antiguo yo diría rancios, y ya si llevan cuadros escoceses apaga y vámonos. Los cuadros escoceses en pequeñas dosis por favor, nueve meses viendo cuadros escoceses a diario debe ser delirante. El espíritu mediterráneo me vuelve a aflorar de nuevo en el tema uniformes, que le vamos hacer, jajajaja. 
Afortunadamente el uniforme del colegio de mi hijo no lleva cuadros escoceses, pero ojo, tampoco me gusta la mezcla de colores que tiene y ni mucho menos el jersey ese rojo sangre, no puedo con él. Qué tirria le tengo, y el niño ni os cuento.
En casa tengo las dos opciones ahora mismo, Salva va a un colegio privado bilingüe y lleva uniforme y así estará hasta que termine bachillerato y vaya a la universidad y Alejandra hará los tres años de preescolar en un colegio donde no llevan uniforme, sólo un chándal corporativo para los días de educación física o salidas fuera del centro. Dentro de tres años cuando la moza empiece primaria y vaya al mismo colegio de su hermano entonces ya tendré a los dos con uniforme y tendré ración doble de jersey rojo feuno.
Francamente me quedo con la opción de NO llevar uniforme, la veo más divertida por aquello de la variedad y como os he dicho, el uniforme de mi hijo no me gusta lo más mínimo, es aburrido ver día tras día la misma ropa, para una amante de la moda infantil es too much pal body. Por supuesto no os voy a poner ninguna foto de él con uniforme, me parece terrible mostrar explícitamente en las redes sociales los colegios a los que nuestros hijos van, en serio, nunca sabemos quién hay detrás leyendo, yo ni siquiera tengo el "me gusta" dado a las páginas de los colegios de mis hijos por si acaso. Pero allá cada uno. A mi me mola que no se sepa a qué colegios van.
.....................
A favor del uniforme:
1. Aunque el desembolso inicial es grande, suelen ser prendas muy amortizadas en el tiempo, más que nada por el uso que se le da a diario, peeeero cuando se estropean y se quedan pequeñas lo hacen igual que la ropa de calle.
2. El uniforme es lo que hay sí o sí, con lo cual no te quiebras la cabeza por las mañanas ni hay rollos chungos entre madres-hijos porque yo quiero una cosa y él/ella quiere llevar otra, por ejemplo, la equipación del Real Madrid o de la Selección o la camiseta de Frozen.
3. Necesitas menos ropa.
4. No hay discriminación, nadie es más que nadie por la ropa pues todos van igual.
.....................
En contra del uniforme:
1. Son aburridos, siempre igual, durante 9 meses.
2. Y feos por lo general, o por lo menos a mí me lo parecen, aún no he visto un uniforme bonito, pues por bonito entiendo otra cosa, y en ropa mis gustos son muy específicos.
3. Y son caros, por lo menos los del colegio de mi hijo, hacerte con un chándal de invierno, un chándal de verano, un pantalón, un jersey, un polo de manga corta, un polo de manga larga y una camiseta de manga larga para el chándal de invierno se te pone casi en 250 €, si quieres tener "recambios" échale el doble. Barato no sale precisamente. El chándal de invierno de mi hijo vale 70 € (ni que fuera de marca jopetas), el pantalón del chándal suelto vale 40 y la sudadera no se puede comprar suelta, si pierde la sudadera del chándal debes comprar el lote entero, está todo estudiado. Con 70 euros compro yo 7 chándals para Alejandra para preescolar a 10 euros (y hasta menos) cada uno en Sfera, en Decathlon y en El Corte Inglés de la marca Boomerang, tiene para 7 días distintos y encima son más bonitos y hasta de mejor calidad.
Yo tengo la inmensísima suerte de heredar los uniformes de la hija de una prima mía que es unos años mayor que Salva, al ser niña y más mayor voy heredando uniformes impecables y me ahorro lo que no está escrito y cuento además con muchas mudas de repuesto, pero no todo el mundo tiene esa suerte, porque además el uniforme de mi hijo es unisex, salvo quien quiera la opción de falda para niñas y eso es en el caso de las más pequeñas, las mayores, como la hija de mi prima, ya quieren los pantalones por comodidad.
4. Los tejidos de los uniformes suelen tener mucho poliéster en su composición, no son tejidos buenos pese a que te cobran como si lo fueran. Por ejemplo, el famoso jersey rojo del uniforme de mi hijo es de poliéster, eso sí, no hace ni una bola, está impecable, va a durar más que un martillo enterrado en paja, peeeeeeeeero pica como él solo, en invierno no quita frío y en entretiempo pega un calor del carajo. Después tenemos el chándal de verano, también de poliester y en azul marino las dos piezas, los críos salen cocidos y rojos como tomates después de una clase de educación física. A ver señores, que estamos en el sur, hacedlo por favor de algodón, tanto el pantalón como la camiseta, y en colores claros, al menos la camiseta. Pensad con la cabeza, que la tenéis para algo. En cambio el chándal de invierno tiene pinta de ser calentito y cómodo, menos mal que se lo pone tres días a la semana porque cuando le toca polo y jersey rojo va refunfuñando.
5. El uniforme se deteriora más porque al tener menos cantidad de prendas se pone más y evidentemente hay que lavarlo más, algunas veces se ve cada uniforme por ahí que ufffff, ganitas te dan de dar un donativo para que compren otro.
.....................
Respecto a la ropa de calle yo la veo más divertida, porque precisamente es mucho más variada, al tener la opción de elegir puedes optar por ropa muy cómoda para el colegio tipo leggins, sudaderas o chándals; también la veo más práctica de cara al frío y al calor ya que puedes elegir tejidos que se adapten más a las temperaturas altas o bajas, por ejemplo, por forros polares en invierno o por camisetas de algodón fresquitas para el verano, cosa que con el uniforme no pasa muchas veces. La ropa de calle no tiene porque ser más cara que el uniforme, hemos visto que los uniformes valen una pequeña fortuna y duran lo mismo que la ropa de calle (se deterioran más por el uso más frecuente y se quedan pequeños igual, salvo que compres al niño 3 tallas más y cuando venga a quedarle bien el uniforme ya está para la basura), al menos el del colegio de mi hijo, podemos encontrar ropita  de calle muy apañada y muy resultona a muy buenos precios, si no para qué están las rebajas y las tiendas low-cost, a ver. Además podemos amortizar esa ropa que está a puntito de "caducar" para ir al cole antes de olvidarla para siempre en el baúl de los recuerdos.
......................
Para terminar os dejo con el que es uno de los uniformes más estilosos del mundo según la revista S Moda de El País, es este y es de un colegio de León, pues bien, no lo veo para nada bonito, es un uniforme típico más, de lo más normal, demasiado normal y típico diría yo, de lo más aburrido y previsible, del montón, con colores típicos, patrones típicos, vamos lo normal en un uniforme escolar, me imagino que habrá alguien de la revista relacionada con este colegio por aquello del cariño o la cercanía y se ha referido a este uniforme como de los más estilosos del mundo, telita:

Y vosotros con qué os quedáis, con ropa de calle o con uniforme???? Contadme. Besos. Inma 

3 comentarios:

Maria dijo...

Ufffff!! pues esta vez no estoy en nada de acuerdo contigo. A mi me facilita mucho la vida el uniforme y el nuestro me gusta y mucho

Charo Afan dijo...

Hola inma! Estoy completamente a favor! Hombre yo feos no lo veo ( bueno... según que uniformes, todo hay que decirlo...) pero es cuestión de gusto!

Anónimo dijo...

Yo siempre he sido antiuniforme. Cuando en el cole habia rumores de querer implantarlo yo me echaba a temblar.. aunque ahora como madre hay muchas veces que lo echo de menos. Sobre todo cuando mi hija protesta por tooooda la ropa.
De todas formas, estoy contigo.Prefiero mil veces sin uniforme. Total los 250€ me los gasto practicamente en ropa para las dos niñas para casi todo el curso escolar y es ropa que a mí me gusta.
María