martes, 2 de febrero de 2016

La locura del tiempo y estilosa funcional de Pilar Batanero

Ainsss cuántos días sin pasar por aquí. Pero la vida no me da más de sí. Mis días deberían tener 4 o 5 horitas más para poder hacer todo lo que quiero. Anoche tuvimos salida nocturna el esposo y yo y todo, aunque fuese lunes, a El Pimpi que nos fuimos a homenajear a una gran compañera y artista.
Y de nuevo os debo dar las gracias por el tema terremotos, gracias por preguntar y preocuparos, pero hemos tenido una semana de aupa, empezamos con terremoto, seguimos con más terremotos, el viernes se desató un tormentazo de los buenos, granizo, inundaciones, cortes de carreteras, vuelos desviados, en unas horas nos cayeron todos los rayos del mundo y todo el agua también, aquí somos así, en dos horas te llueve lo de 6 meses y listo, a seguir disfrutando del sol y del buen tiempo, que para eso somos según un estudio de yo no sé quién, la única ciudad española incluida en un ranking de ciudades europeas con mejor calidad de vida, y terminados el domingo con un nuevo temblorcillo de ná. Nos lo tomaremos a guasa porque vaya telita, yo hasta tengo un plan de evacuación y todo con mochila preparada y mantas para salir corriendo, una mami del cole me contaba el otro día que había hasta preparado las sillas de la playa detrás de la puerta para poder sentarse en el parque no sea que los bancos estuviesen todos pillados, lo que nos estamos riendo a cuenta de esto no tiene precio, pero cuando sientes el temblor, literalmente te cagas de miedo.
Salvo estos "pequeños" inconvenientes, esta siendo un invierno raro, muy raro, sin apenas frío con la sensación de vivir en una primavera constante, el otro día hablando con Toñi Bitácora me decía "Inma este año los abrigos se quedan nuevos apenas sin poner", por cierto, tiene un blog exquisito, como es ella, pasaros si no lo conocéis. Y muy cierto, salvo que salgamos muy temprano o muy tarde, a pleno día nos sobra todo y de momento olas de fríos se están dado pocas en general y ya por aquí abajo ni os cuento.
Y no es de extrañar que estemos tan locos y raros como el tiempo, no es de extrañar que por lo menos por aquí abajo nos apetezca ver y comprar verano, esta locura estacional justifica que si en la última entrada os enseñaba verano, hoy vuelvo de nuevo al invierno, pero es que estamos a principios de febrero y lo queramos o no, aunque el termómetro nos marque otra cosa, aún quedan por delante dos meses de invierno y hay que seguir vistiendo de invierno aunque sea sin abrigos.
Uno de los vestidos de este invierno más ponibles a causa de este tiempo y con el que está estilosa a rabiar, además de muy cómoda y ser muy funcional es este de Pilar Batanero, una de mis marcas preferidas de siempre, con el cuerpo de punto en color garbanzo y falda como en una especie de tela vaquera muy suave con unas pequeñísimas flores, lo combino con leotardo y capota también de Pilar Batanero en color garbanzo, y camisa de Pilar Batanero, lo que viene siendo un total look Pilar Batanero. Sabéis que soy una defensora de Pilar Batanero, que siempre la recomiendo y más si se trata de niños, porque los niños de Pilar Batanero son ideales.

Besos. Inma 

2 comentarios:

Maydon dijo...

Si que es verdad que por el sur estamos en una primavera constante, por Almeria pasa igual, hasta ayer le tuve que quitar a la peque la camiseta interior porque estaba sudando en el parque. Y no puedo estar más de acuerdo contigo con respecto a Pilar Batanero, a mi me encanta, niñ@s sencillos, pero guapos.
Un besito

Toñi BitácoraDeUnaMamá dijo...

La princess está en esa foto de guapo subido, aún sigo riéndome recordando el vídeo, jijijiji...
Y una vez más gracias, gracias y mil veces gracias.
Sabes que por este pueblito lindo se te quiere.
Un Mar de Besos