viernes, 5 de febrero de 2016

Dos años contigo

El pasado 29 de enero Alejandra cumplía 16 meses, justo el día antes, el 28 de enero, se cumplían dos años del positivo del pedictor y dos años por tanto con ella y ella conmigo. Juntas. Por sorpresa, fue una gran sorpresa, porque aunque buscada y muy deseada, fue una gran sorpresa que no esperábamos ni en nuestros mejores sueños. 
Tiene mamitis, mucha, y no sé qué le pasa que cuando estoy yo se "solivienta" y es hasta más mala de lo que por sí es. Conmigo se luce bien. Pero necesita tener mucho contacto conmigo y a mí me encanta. Me encanta que acerque su cara a la mía o a mi cuello y necesite mi olor, yo el suyo también, le encanta pasarse mi pelo por la cara y se queda un rato quieta así, con mi pelo en su cara, cierra hasta los ojos y mueve muy suavemente su cabecita de un lado a otro como disfrutando el momento y yo me derrito con estas cosas suyas.
Tiene celos del hermano, justo al revés de lo que debería ser, si ve que abrazo o beso al hermano o está sentado junto a mí, viene le pega, lo aparta y se mete en medio de los dos. Hace unas semanas el hermano se puso en 39 de fiebre, yo estaba en la cama con él cuidándolo, pues bien, le lió al padre un pollo de campeonato hasta que consiguió venirse a la cama con nosotros, se metió en medio,empezó a pegar, a tirar de los pelos al hermano y a echarlo de la cama, y el trapo mojado que tenía en la frente se lo quitó y se lo puso ella en la cabeza. El pobre hermano con ese fiebrón que no podía ni abrir los ojazos que tiene decía "mamá déjala, no le regañes, es muy pequeña". Será muy pequeña pero es Baby Destroyer y siempre no puede hacer lo que le venga en gana. Pero ella manda, está visto.
Es muy mala pero las cosas que tiene buenas lo borra todo, y mira que con ella estoy todo el día en un sobresalto constante. Con ella es imposible hacer nada, si no te saca los trapos sucios de la lavadora te los saca de la canasta, o mete las manos en váter, o se esconde en la ducha, o se dedica a echar el agua del bibi al suelo, o vacía el mueble del baño, o te vacía un cajón en cerocoma, o te tira las cosas a la cara, o se lava las manos y se moja el pelo en el cubo de la fregona, o rebusca en el recogedor qué llevarse a la boca, o tira al suelo el mando de la play en un arrebato de temperamento, deshoja revistas o lo que sea, se embadurna en crema, su lugar preferido para echarse la crema son los pelos, se abre mil veces el pijama y el body a lo largo del día, lo escala todo, se tira de donde haga falta sin miedo, los cojines los tiene que ver en el suelo porque lo dice ella, así como todo lo que haya en la mesa camilla, cuando se enfada es terrible, si no hace más es porque nos adelantamos a sus movimientos y pensamientos, en cambio, está todo el día bailando y haciendo palmas, en definitiva, no para un segundo y cuando va por la calle a todo el mundo le va diciendo adiós y con todo el que se encuentra se para lo conozca o no, con lo cual los paseos se nos hacen laaaaargos porque encima ella tiene que ir andando. 
Yo le veo cara de mala, de muy mala y me pregunto a diario qué clase de libra serena, tranquila y equilibrada es, si parece más bien una escorpio o una tauro, pero es muy graciosa e inteligente a rabiar, además de observadora, su doctora no hace más que decirme que tiene un perfil muy determinado de niño muy inteligente. Cuando la miro siento una felicidad tan inmensa que no sé explicarlo, con Salva me pasa igual, pero es mi niña chica y es un ser absolutamente mágico y maravilloso.
Además de sus cientos de trastadas y rabietas está todo el día hablando en un idioma inventado por ella, me "cuenta" cosas a la vez que me gesticula con manos, brazos, hombros y cara, y se cabrea otras veces y otras me echa pantalones en su discurso, tiene genio sí. Es muy revoltosa, va parejo al título de mala creo yo, cómo alguien tan pequeño puede hacer tanto ruido, sobresalir sobre los más mayores y hacer por huevos lo que ella quiere.
Tiene buen saque y apunta maneras de sibarita, prefiere lo salado a lo dulce y donde se pongan el jamón serrano de Guijuelo (el que siempre comemos en casa, de jamonerías Azabache, por cierto) y el lomo embuchado que se quiten el pavo o la mortadela, eso dice que te lo comas tú, vamos que te lo tira a la cara, que ella quiere jamón serrano y lomo de los buenos, no os imagináis la fiesta que le hace al plato del jamón serrano cuando lo ve en la mesa. Mientras haya jamón en la mesa está sentada comiendo.
No para en todo el día de cotorrear, pero como os he dicho en un idioma inventado y acompañado de mucha gesticulación, sus únicas palabras son mamaaaaa, papaaaaa, Babá (Salva), yayá (abuela), aba (agua), pa (pan), apapa (guapa). Pero te contesta perfectamente sí y no con la cabeza y entiende perfectamente las órdenes que le damos. La otra mañana le digo "Alejandra venga, vamos a levantarnos", ella me dice "pea", yo entiendo que me ha querido decir "espera", aunque el padre dice que lo que me dijo fue "fea".
En definitiva no nos aburrimos con ella y muchas veces pienso que sólo cuando duerme estoy tranquila y puedo bajar la guardia y relajarme, porque el resto del día es un sobresalto constante, me pone a prueba a cada segundo.
Aquí peine en mano, qué le gusta un peine y los pelos madre mía, y el pobre hermano dejándose hacer, pero tiene su explicación, estaba echando un ratito a la Play después de estudiar y del baño y antes de la cena, y estaba tan inmerso en el juego aprovechando esos minutillos que le dimos, que Salvo le sacase un manojo de pelos, el pobre se dejaba hacer:
Luego, a la hora de la cena, se puso a comer macarrones como la que come palomitas, y encima recostada en el sofá, por más que me peleo con ella que se siente a la mesa no hay forma y encima más me vacila, hace lo que le viene en gana, perdonar el desorden, pero recoger con ella es imposible:
Besos. Inma