sábado, 23 de julio de 2011

Esto es "mu" fuerte

Ya os dije no hace mucho que el niño se comía las uñas, vamos que el "vicio" sigue, va a más y le ha cogido gustillo y todo, con deciros que ya hace meses que no le cortamos las uñas de las manos simplemente porque no hay nada que cortar de lo roídas que las tiene, y en ocasiones hasta se engancha a las mías, eligiendo incluso cuál me va a morder, evidentemente yo no dejo que vaya a más, no penséis que le permito todo dentro de ese enamoramiento que me tiene idiotizada, a veces tengo momentos de cordura y paro ciertas situaciones.

Pues bien, aquí llega lo "fuerte", igual exagero un poco con el calificativo, pero no mucho, tal es el "vicio" de uñas de mi hijo que está jugando al fútbol con otros niños y para de jugar en seco para comérselas; está en la piscina entusiasmado jugando y para, para comérselas de nuevo; está en plena carrera de motos Feber con los coleguis del parque y para, para comerse las uñas aún cuando va el primero, con lo que demuestra un espíritu competitivo algo "dudoso", espíritu competitivo tan necesario en este mundo que vivimos. Ya no os cuento cuando está relajado viendo la tele, o jugando con el padre a la XBox o vamos en el coche, directamente no deja de comerse las uñas.

La tita Carolina (la mujer de mi hermano José Manuel), que se las comía antes incluso que andase y es toda una experta en el tema, dice que esto no es normal, porque precisamente cuando se está distraído en el juego o en otra cosa uno no se acuerda de comerse las uñas. Pero mi hijo sí, debe ser que es capaz de estar imbuido en el juego y acordarse a la misma vez de que tiene una uña que comerse y "controlarlo" todo, o eso, o el "vicio" es muy grande y le puede, opción por la que me inclino más, y reconozco que esa cierta "debilidad" me preocupa, ya la mostró con el chupe en su día, el cual al final ya no soltaba para nada, ni para comer, ni para ir por la calle, hasta que con algo más de dos años y medio se lo quitamos sin problemas ya que fue de un día para otro y resultó más fácil de lo que pensábamos, pero creo, sin temor a equivocarme, que las uñas se han convertido en el sustituto psicológico de su adorado chupete y terminar con este "vicio" nos va a costar más esfuerzos y más años, en el caso que algún día deje de comérselas.

Resulta además, que el padre de la criatura y yo tenemos "algunas" esperanzas de futuro puestas en el chaval, fantaseamos con que sea neorocirujano (yo), o tenista, o futbolista de élite o algo así (el padre), dichas esperanzas casi se nos están yendo al traste sólo de ver cómo nuestra criatura para en mitad del juego, pasando de todo, para comerse las uñas, y claro nos imaginamos a Salva parando en mitad de una operación, o en mitad de la final de Roland Garros, o en mitad de la final de la copa de Europa o de un mundial a punto de tirar un penalty o de chutar a puerta para comerse las uñas, nos reímos un montón imaginándonos la situación mientras decimos "qué fuerte".

Y es que es "mu" fuerte lo del niño y lo de los padres del niño también, lo reconozco, por la parte que nos toca.


Aquí el susodicho en un momento "me como las uñas y tan feliz". Ah!!!!! el niño está con el pijama, no se me ha ido la pinza y le he colocado una camiseta con mangas a la sisa que tanto detesto, nooooooooooo, digo y mantengo que las camisetas de vestir (no las interiores o las tipo pijamas como la que lleva mi hijo) para los niños y los hombres DEBEN TENER MANGAS, CORTAS O LARGAS, PERO MANGAS.

Besos y feliz fin de semana.

Inma

4 comentarios:

MOSCHINO HIPPY CHIP dijo...

te cuento mi experiencia con las uñas, creo q vas a leer unas cuantas, jejej: yo me las comía tipo a tu niño, mi madre me daba en la mano, que hay veces q me hacía daño, pero la mano se me iba a la boca sola, sin pensar, y de pronto asomaba la de mi madre por alli... cuando tenía 5 ó 6 años, cambio la táctica, empezó con el tema psicológico, diciéndome que si me comía las uñas me iba a morir, asi de claro, morir y morir, era lo q yo oía... me decía q las uñas se clavaban en los pulmones y te ahogabas por falta de aire... vamos, super drástico, con una cara q le ponía... que al final deje de comerme las uñas con tal de no morirme... espero q te sirva de ayuda, a mi me funcionó, saludos guapa

Susana dijo...

ufff niña no le digas eso al niño que a mi me da un mal... echale eso que venden en las farmacias o deja que se las coma pero que se va a morir noooo que a mi me parte el alma solo de pensarlo....
Rosa tu madre era la bomba asi quedaste tu ... tanto que te ibas a morir que ahora te pasa lo que a mi que como pensaste que te ibas a morir gastas todo lo que tienes ajajaj
He de decirte Inma que yo estaba flipando con la foto de la camiseta... ufff mi niño con camiseta de tirantes jajaja
Y luego pensando.... pijama?? eso es un pijama???? y que tapa?? y por la noche no se queda frio??? ajjaja claro como aqui tenemos 8 grados por la noche jajaja
un beso guapa desde leon y no te preocupes que el niño un dia dejara de comerselas...

sulenny dijo...

hola inma debe de ser un jobby de los nenes porque mi hijo de 7 años tambien se como las uñas porque me pasa lo mismo que a ti voy a cortarlas y no hay nada nada que contar porque el nene se dedica a comerse las uñas y es que ya nose que hacer con el porque siempre le digo que eso no se hace pero el nada de hacerme caso espero que lo deje .....
un beso

Naim dijo...

pues yo sólo espero que Naim no se coma las uñas...porque su papi sí que se las come y la verdad a mí me pone super nerviosa, no sé porqué pero no lo llevo. Así que espero que el nene no lo herede.
Y dí que sí, las camisetas sólo pa dormir