lunes, 3 de octubre de 2016

La fiesta de los 2 años

La entrada en la "doslescencia" o en los terribles 2 requiería una fiesta como dios manda.
Fue el viernes 30, al otro día de cumplir años. Como viene siendo habitual lo celebramos en los locales de la asociación de vecinos, que no son los más bonitos, pero salen tirados de precio si eres socio y tienen de todo para hacer una fiesta pero que muy en condiciones. Así que a dejarse de pijás y a ser prácticos.
Los cumpleaños de Alejandra los celebro de momento en el local pequeño que tiene castillo hinchable y piscina de bolas, justo detrás está el local grande dónde celebro los de Salva que tiene parque de bolas con varios niveles,  castillo hinchable y cama elástica y además da a un callejón donde los niños salen a jugar sin miedo a los coches. 
Como siempre lo pasamos genial y la panzada de trabajar mereció la pena.  Y de nuevo mucha gente, muchos regalos y mucha comida.
Ella abriendo regalos, se le da divino, le regalaron una felpa, pues bien yo nunca le he puesto felpas, y cómo sabía la tía que eso iba en la cabeza????
La decoración cumpleañera fue un humilde guiño a nuestros vestidos de flamenca con lunares, evidentemente la protagonista también lució lunares con el jesusito de Eva Castro y es que nos sentimos muy orgullosos de ser andaluces. Llegó divina a la fiesta con su lazo y sus inglesitos, el lazo lo revoleó nada más llegar y los inglesitos los cambiamos por unas merceditas de lona más cómodas para jugar.
Todo el tema decorativo me lo resolvió una vez más supermercados Dealz que tienen cositas muy apañadas a unos precios muy buenos. En las mesas puse manteles de papel blanco y a modo de caminos de mesa puse trozos de un mantel de celulosa que yo misma recorté y cogí con un poco de celo para evitar que se moviesen, y que iban a juego con las servilletas y los platos donde dispusimos el picoteo. Creo que quedó bonito y algo diferente, o por lo menos a mí me lo pareció.
Cogiendo forma

Con la forma ya cogida, jajajaja
 La mesa dulce no será la más estupenda estéticamente hablando, pero pocas estarán hechas con tanto amor e ilusión y pocas tendrán cosas más ricas pues las palmeras de Casa Kiki son de otra liga y son inimitables. Puse la típica tarta, de yema de Mercadona (la San Marcos), no me quebré mucho la cabeza como veréis con la tarta, tarta que tunee un poquito y le di color con los lacasitos y con ellos puse "felicidades Alejandra 2", yo es que si no le doy mi toque personal no me quedo tranquila, puse unos bols (también de supermercados Dealz) con nubes y bolitas de queso,  más lacasitos y coloqué 6 palmeras de diferentes sabores de la Kiki que fueron éxito absoluto y dieron variedad y alegría a la mesa dulce.
En un principio pensé en la tarta y en una palmera gigante (de la que comen perfectamente 25/30 personas), pero al final opté por las palmeras pequeñas y meter más variedad de sabores y fue acierto total, causaron furor, las puse de chocolate rellena de crema, de chocolate blanco rellena de kinder, de queso con cobertura de mermelada de fresa, de loca (yema), de mousse de limón con galletas y de ralladura de coco rellena de crema (de Pío X). Babead un poquito porque ummmmmm, no tengo palabras.


Palmeras de chocolate blanco rellena de kínder, de  tarta de queso con cobertura de mermelada de fresa (exquisita) y de loca (yema)
De limón con galletas (exquisita), de chocolate rellena de crema y coco con crema al estilo Pío X (de infarto)
Tarta tuneada por una servidora con lacasitos, para las mipoes como yo pone "Felicidades Alejandra 2"

La merienda se alargó hasta la cena y fue un picoteo a base de patatas chips, aceitunas, tortillas de patatas, bocaditos de carne de membrillo con queso Burgos, empanada de atún hecha especialmente para el evento, vamos que llegó caliente y todo, sándwiches variados,  platitos con jamón serrano, lomo embuchado, queso curado y picos, croissants de jamón ibérico y queso gouda, pulguitas de atún con lechuga y mayonesa (todo muy picadito y mezclado), minis medias lunas de salsa rosa con gambas, bocas, lechuga, piña y maíz (de nuevo todo muy escuridito, picadito y mezclado) y como no, los típicos canapés variados de mi madre que nunca jamás faltan en una celebración de las nuestras,  todo ello acompañado de batidos, refrescos y cervezas andaluzas, faltaría más. Y otra cosa que causó furor entre los niños y los no tan niños fueron las palomitas de maíz que hicimos in situ aprovechando que el local tiene microondas:

Y para finalizar algunas fotos de la fiesta:

Mi universo entero
En el local había un carro, pues bien, el carro dio momentos memorables de juego, y es que disfrutaron como enanos, y más de unos echó sus lagrimitas porque no se quería ir. Son unos flipados y un botellín de agua que les des un botellín que disfrutan, máxime si le das un carro, que por cierto también cogieron una botella vacía de refresco para jugar al béisbol, lo dicho unos flipados y unos disfrutones:



A la señora se le puso que no soplaba las velas, la tarde antes en el pequeño picoteo a nivel íntimo que puse en mi casa tampoco consintió soplarlas, es más, se arrancó a llorar las dos veces, ni soplaba las velas ni se ponía la maravillosa corona que me mandaron las chicas de MISS BOTONES baby market, y es que cuando dice no es no, como tiene que ser, o no???
Corona más bonita no la hay
De los pocos momentos que consintió tenerla puesta, pero en casa
Ejerciendo de Mari con uno de sus regalos de cumple
Terminé feliz pero muerta, me pesan los años y los kilos, además Tomás trabajaba y llegó justo a la hora de empezar el cumpleaños, así que yo solita me cargué lo más importante, aunque es cierto que me ayudaron a hacer bocadillos mi tía Pepa, mi prima Ana y mis padres, como siempre, no sé qué haría sin ellos. Cuando termino siempre digo que los próximos cumples los hago en un Burguer King o en un Domino´s Pizza que me lo pongan todo por delante, pero no es igual y en el fondo lo disfruto mucho y es lo que cuenta, el cansancio se pasa durmiendo. Besos. Inma