viernes, 5 de agosto de 2016

Y como el que no quiere la cosa julio se fue

Así, como el que no quiere la cosa julio se fue demasiado rápido, y con el mes se fue también mi rubia preferida, habrá que esperar a la navidad para que los primísimos se vuelvan a juntar. Agosto ya está enfilado y cuando nos queramos dar cuenta estaremos empezando el cole otra vez. Por cierto, el material de clase de Salva lo compré hace dos días y menuda clavada, mejor no pensarlo.
Con julio también terminó un curso intensivo de 6 semanas de perfeccionamiento de natación, mi boquerón lindo es todo un experto nadador y lo disfruta a tope y mira que se me ha hecho largo tirar todas las tardes de lunes a viernes a las 6 de la tarde con el calor para la piscina, esperar durante una hora, eso no lo sabe nadie, pero a él le encanta y el próximo curso ya está apuntado como extraescolar del 1 de septiembre al 30 de junio. Así que descansamos un mes y volvemos al ataque en nada.
Yo estoy ya de vacaciones desde hace una semana y reparto el tiempo entre la limpieza a fondo anual y las salidas. Fifty-fifty, que de todo requiere el cuerpo, jajajaja, un poquito de disciplina y un poquito de esparcimiento. Los primeros días de agosto la señorita ha tenido un virus de estos que da fiebre y mal cuerpo durante 24 horas y listo, además le está coincidiendo con la salida de los 4 colmillos y eso me la hacen tener más irascible de la cuenta, antes de anoche a las tres de la madrugada estábamos los cuatro sentados en el sofá haciéndole carantoñas porque menuda llantina, ya está bien y ha recuperado el apetito,  aunque parece un chupachups, sólo se le ve cabeza y caracoles, y ahora el que está reguleras es el hermano, ainsssss, esto va por toca y tiro porque me toca.
Pero volviendo a ese mes de julio que se nos fue, qué rápido pasa el tiempo y más si estás con tus seres queridos, siempre digo que la familia es lo mejor y lo más valioso que tenemos, y al final es lo único que te queda y lo único que te quita el sueño de verdad, lo demás es secundario, si todos ellos están bien, pues una también. Ha habido mañanas y tardes de parque, salidas a tapear, compras y rebajeo, cenas, almuerzos, barbacoas, helados, piscinas, pizzas, camperos, besos, peleas entre primos, pero sobre todo mucho amor con algún que otro tirón de pelos o torta furtiva que se escapan.
Helados

De shopping en CC La Cañada (Marbella)

Tardes de parque

Besos maravillosos

Más parque

Y mássssss parque

Un día quedamos todos los primos por parte de mi madre para hacer una barbacoa, echamos una tarde-noche-madrugada estupenda, empezamos por una palmera gigante para merendar, mitad chocolate-mitad loca, piscina  y luego vino el resto (hamburguesas, alitas, pinchitos, helados, cerveza, ron, etc), pero quienes lo disfrutaron de verdad fueron los niños:




Le vuelve loca el agua en todas sus versiones

En los últimos días de julio hubo una pequeña quedada con mi querida Mónica de Con Sabor a Mamá, pasó por Málaga y quedamos las dos familias para comer con los niños y maridos incluidos, of course, los llevamos a nuestra tasquita preferida donde se come rico y bien para que comiesen boquerones, pulpitos, jibia, cazón en adobo, churrascos, flamenquines, etc., y luego a la mejor heladería de Málaga. Las muchachas hicieron migas y en el parque se entretuvieron con los aspersores, juego y refresco, dos en uno, y me como a ese Mario que quedó prendado de Alejandra y sólo hacía piropearla:

Amigas forever

Qué guay los aspersores

Estudiando el terreno, y claro, la muñeca terminó en el aspersor, pobre muñeca, le está dando una mala vida, en estos momentos parece que por su cabeza ha pasado un tornado de categoría 5
Evidentemente nuestros paseos al atardecer junto al mar siguen por supuesto, eso no nos lo quita nadie, somos unos privilegiados de vivir donde vivimos, las cosas como son, de paso os doy un poquito de envidia, que te de en la cara la brisa marinera y el olor a mar es IMPAGABLE, no hay un lujo mayor y es que la playa cuando nos gusta de verdad es al anochecer :


Al-vaaaa meee (Salva ven)




Y evidentemente han aprovechado esos paseos junto al mar para cazar pokemons, y es que julio será recordado porque este juego se puso de moda entre niños y no tan niños:
Mis dos chicos son unos frikis de primera y se apuntan a todas las modas, faltaría mássssss por dios

Y como la que no quiere la cosa en julio he hecho mis primeras compras de invierno para la peque (Nini, Chic to Kids, Pilar Batanero, Neck&Neck y Tizzas) y ya tengo avistadas unas pocas para cuando lleguen a tienda sean míassssssss. Este tema da mucho que hablar, pero que cada una compre lo que quiera y cuando quiera, paso de imposiciones en este mundo, cada día más, total yo voy hacer lo que me salga del toto como siempre lo he hecho.
Y eso es todo, ya estamos en agosto, de vacaciones, pero por aquí que seguiremos dando guerra porque aún me queda bastante verano por enseñaros. Besos. Inma