lunes, 30 de marzo de 2015

Alejandra seis meses

Medio año, si señor, tiene mi loca desde ayer domingo.
Tengo dos hijos completamente diferentes, y no sólo en cuanto a físico, más diferentes no pueden ser en todito, parece que son de padres y madres distintos, esto es lo único que me ha quedado claro en estos seis meses que llevo siendo madre de dos. 
Alejandra es mega espabilada, tanto que me asusta, si no me equivoco y cambia mucho la cosa, va a hablar y andar muy rápido. Es un manojo de nervios. Durante el día sigue durmiendo lo imprescindible, es decir, pegando pequeñas cabezaditas para quitarse la mosca de encima y al cuarto de hora con "losojitos" abiertos de par en par, lo cual se traduce en que a veces el sueño le hace estar irascible, pero ella cabezona despierta no sea que se pierda algo importante y eso no puede ser. Menos mal que la noche la echa del tirón desde las diez más o menos hasta las ocho menos cuarto de la mañana que puntual toca diana, y eso un sábado y un domingo jode un poquito.
Se ríe a carcajadas con todito, especialmente con su hermano, qué sonido más maravilloso el de su risa, y siempre está con una sonrisa en los labios cuando le hablas, es una engatusadora profesional, apunta maneras. Siempre está así, con una sonrisa:
Con la boca está un poco loca, a veces parece un perrillo rabioso y el padre le llama "la niña tiburón" porque se tira de cabeza a lo que sea para llevárselo a la boca, pero no le veo yo pinta de que le salga un diente en breve, el hermano fue igual y hasta los 11 meses ni un diente, así que creo que nos queda. De todas formas lo pies también valen, están tan ricos:
Respecto a la comida ya hemos empezado con nuevos cambios, ya toma la NIDINA PREMIUM 2 desde hace un par de días, en breve comenzaremos con los cereales con gluten también, después de un mes con los cereales sin gluten, y a la semana que viene con el vegetal y el yogur en el almuerzo. Una vez que tome vegetal sólo tomará un biberón al día, el de la noche, y el resto de comidas será con cuchara, con lo cual espero quitarle el biberón muy pronto, soy partidaria de la cuchara totalmente. Con el por culito que me dio con los bibis hasta no hace mucho ahora los devora en cerocoma y come bastante bien en general, aunque la papilla de fruta de la tarde aún la seguimos llevando regular, se la come, claro que se la come, pero nos falta montarle un circo en toda regla para tenerla entretenida y que se le olvide que está comiendo fruta, el día que descubra el truco a ver qué nos inventamos.
De todas formas le damos a probar todo para que se vaya acostumbrando a los nuevos sabores y si os digo que el limón le encanta no me vais a creer, pero ni una mueca pone cuando se lo damos a probar y la redecilla antiahogo es un gran invento, ahí devora plátanos y galletas sin gluten como si nada.
Cierto que con el segundo te piensas menos las cosas y lo inicias antes en todo, con Salva p.e. era muy estricta, hasta que no llegaba el día exacto no le introducía ningún alimento nuevo y eso de darle a probar de nuestra comida ni pensalo, recuerdo batir todas sus papillas de cereales para que no tuviese grumos, con Alejandra he introducido alimentos nuevos antes de la fecha, sólo unos días eh, que a la cuenta es lo mismo, qué más da semana arriba o semana abajo, y  las papillas de cereales se las doy con grumos para que se vaya acostumbrando pronto a los tropezones y a las diferentes texturas y ella como si nada, qué diferente al hermano que era encontrarse con cualquier pequeña cosita en la comida y las arcadas lo volvían del revés.
Está viviendo su primera semana santa, espero que su espíritu semanasantero exista a diferencia del hermano que pasa de este tipo de bullicios, se parece al padre hasta en esto. Me la he estado llevando a las pequeñas procesiones que salen en los barrios que nos rodean el Viernes de Dolores y el sábado. Sin embargo, no soy partidaria de meterme con los niños en la pelotera del centro, me da miedo,  es demasiado, prefiero irme sola con mis primas y amigas y dejar a los niños en casa con el padre, para algo sirve por lo menos que la semana santa le de repelús al costillo.
Y yo, pues estoy feliz, muy feliz, aún la miro y me sigue pareciendo mentira tenerla seis meses después, no me lo creo, no lo puedo evitar, mi niña, mi reina preciosa, es cuestión de tiempo de que esa sensación desaparezca de mi cabeza, sólo eso.
Y nada chiquis, que es semana santa, que la vamos a disfrutar, que tendré una visita muy especial estos días y que ya os contaré la semana que viene. 
Besos. Inma 

6 comentarios:

Rocío dijo...

Inma seis meses ya, como pasa el tiempo de rapido. Está preciosa, tiene una cara de pillina que no puede con ella, pero la mar de salada y bonita. Pues nada aquí estamos esperando los otros seis meses y el año y los dos y los tres y todos los que quedan por venir.
Rocio

La Doctora Impaciente dijo...

Pues yo encontre un truco para que mi niña quisiera tomarse con mas gusto la papilla de frutas; calentarla un poco al microondas.

La de verduras se la toma estupendamente y creo que es porque la fria le daba repelús.

ya me contaras si te funciona

Epesse dijo...

Tenemos que ver lo del vestido para la feria... Aunque no te lo creas, tengo ganas de meterme en ello porque nunca he hecho volantes de capa.

Marta Máster dijo...

Hola. felicidades por esos 6 meses Está preciosa y tiene el mismo nombre que mi hija, un nombre muy bonito. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas. También soy madre y en este momento he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

Opiniones incorrectas dijo...

¡Qué guapísima está!

Es increíble cómo pasa el tiempo, ¡está visto que la época de bebés dura un suspiro!

Besos, guapa!!!

Anita dijo...

Me encantan me encantan me encantan los niños que se ríen, no digo ya lo que me gustan si lo hacen a carcajadas!!!! :))))