miércoles, 14 de enero de 2015

Alejandra y sus primeras veces: de vaqueros y papillas de fruta

El sábado me levanté yo con ganas de hacer experimentos con la niña y allá que le coloqué unos vaqueros, eso me llevó a la conclusión de que estaba guapa, porque ella lo es y le pasa lo que al hermano, que le pongas lo que le pongas lo luce divino, pero me sirvió para ratificarme en la idea de que los bebés están mejor de bebés, que de lo otro hay tiempo, es como ir en contra de la naturaleza.
A ver, que las puristas de la moda infantil no me linchen, máxime cuando yo he dado mucha caña aquí en el blog con eso de llevar a los bebés vestidos de mayores. Pero mira por donde me apetecía colocarle unos vaqueros, que ni siquiera he comprado o me han regalado, venían en la bolsa de pijamas y bodys de mi sobrina Lucía que mi cuñada me pasó. Y qué más queréis que os diga, pues que a veces me gusta hacer eso, experimentos, que soy una defensora a muerte de lo clásico en lo bebés, pero a veces también me gusta salirme de los faldones, los batones y las ranitas, que la veo ideal y que de vez en cuando me divierte hacer este tipo de pruebas que se quedan en algo anecdótico. Evidentemente el vaquero formará parte de sus armario, pero mejor lo dejamos ya para el invierno que viene cuando tenga más de un año y se lo ponga con unos tirantes, un polo blanco o una camisa blanca y sus botines al más puro estilo Pía y Pepa, que me encantan y han creado tendencia estas niñas (o la mamá de estas niñas).
Y aquí la tenéis, los tirantes (del hermano), los botines, los calcetines con borlas por fuera y la camisa de batista clásica le dan otro aire diferente que si la llevase con una camiseta cualquiera de Zara o Primark, eso no me lo negaréis:


Y aquí con el abrigo y la capota preparada para irnos de paseo y de tiendas las dos, porque los chicos prefirieron quedarse en casa jugando a la consola :( :( :(
Vaquero de Zara Baby, blusita de Neck&Neck , abrigo y capota de Mac Ilusión
El padre cuando la vio dijo "ay qué guapa va de niño". Cómorrrrrr, a ver si nos ponemos de acuerdo, cuando a Salva le colocaba el pantalón corto y las camisas con picolina iba de niña y ahora la niña va de niño con unos vaqueros, esto no puede ser.
El domingo fue también el cumple de la abuelísima, salimos a celebrarlo y luego soplamos las velas en mi casa, le puse a Alejandra la blusita de Charanga, esa que le regaló un compi de mi marido y que tanto me enamoró y que compré otra igual más grande para el invierno que viene, no sabéis la de veces que se la pongo, y es que muchas veces me gusta verla con algo un tanto diferente como os he dicho más arriba, pero sin perder mi estilo:
Imposible sacarle una foto medio buena a la canija esta, es un manojo de nervios y una motivá:
Y más fotitos del cumple de la abuelísima:
Y ayer martes y trece, con 3 meses y 15 días se tomó su primera papilla de fruta, sin hacerme ascos o darme arcadas como me hacía el hermano que hasta los 10 meses no empezó a comer la fruta en condiciones. La tuve en su pediatra y me recomendó empezar ya visto lo mal que lleva los biberones, que aunque se los termino dando la hora no hay quien nos la quite a las dos más veces de las que me gustaría, así que con la fruta nos quitamos un biberón de en medio. Le encantó y tomó una cantidad más que razonable para ser su primera vez con un nuevo sabor y con la cuchara. En un par de semanas empezaremos con la papilla de cereales sin gluten por la noche y ya serán dos biberones menos. Bendita cuchara. Salva con algo más de un año se negaba a comer algo en biberón, mientras que con la cuchara no había problemas, ésta que es niña y es más lista se ve que le va a decir bye-bye a los biberones antes. Y preparamos toda la logística para el gran evento, cuenquito y cuchara de Mercadona y babis plastificados de Ikea heredados del hermano, que son la mar de cómodos porque terminas, los metes bajo el grifo, los secas al aire y listos para la próxima:
Y por último, el lunes recibimos un magnífico regalo desde Galicia de nuestros queridos Lara y Mateo. Graciasssssssss, eres única y hay detalles que te llegan al alma, ese paquete gigantesco en forma de gran caramelo daba pena abrirlo:



5 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

Aaaaaaaaaaaahhhhh, ¡quítale esooooooooooooooooooooo! xDDD

A mí me regalaron unos y duraron en casa, al igual que una colgona, lo que una mierda en un convento 3:)

Besos

35+3

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Está preciosa....aunque mejor sin vaquero jjjjj....oye que superpeque para las frutas no????? aquí por el norte lo mandan sobre 5/6meses.....q suerte q l guste...a muchos nenes no ls entusiasma....saluditosss

Elena (tirsalago.blogspot.com) dijo...

Nooooo... Inma. Mil respetos pero no....
Entiendo tus ganas de experimentos pero no para salir a la calle....
Esa niña tiene una reputación que mantener... no le dejes esa huella en su pasado :)

Toñi BitácoraDeUnaMamá dijo...

Ayyyy Inma que aún tenía pendiente de leer esta entrada tuya....Uuuuufff no sé qué decirte, porque tú ya sabes que yo soy de la liga antivaqueros. Que no los aguanto ni para mi, considero que son la prenda más incomoda que pueda existir encima de la tierra.

Un Mar de Besos
Cuaderno de Bitácora de una Mamá