miércoles, 10 de julio de 2013

Las no rebajas, aunque también algo de rebajas

No soy mucho de rebajas para mí, lo digo siempre, no es algo que espere ansiosamente, además normalmente suelo comprar a lo largo del año cosas a unos precios muy, pero que muy buenos en sitios para nada caros y me suelo aprovechar de las promociones y descuentos que ahora se dan a lo largo de todo el año, la época de los caprichos quedó muy atrás. No me merece la pena esperar a rebajas para encontrarme rebajada una prenda tres o cuatro euros. Algo que siempre hago en rebajas es comprar a Salva prendas muy básicas a muy buen precio, así como abrigos, y siempre de cara al año siguiente.
Dicho esto, hoy me voy a quejar un poquito, que tengo derecho, y es que entre las grandes franquicias que manejan el cotarro de la moda se ha extendido eso de "nueva colección" o "nueva temporada", esas prendas evidentemente no se rebajan porque son precisamente de nueva temporada aunque lo que tienes ante tus narices es una prenda de temporada total, es decir, de verano si es verano o de invierno si es invierno, según toque, no sé si me explico, y me parece una tomadura de pelo, es una forma más de tenernos enganchados siempre y esas prendas bajaran de precio en las siguientes rebajas ya desfasadas de temporada. No sé si esto se ha dado antes, pero últimamente se viene dando con bastante frecuencia.
Por lo que mis primeras compras en período de rebajas se puede decir que han sido de "no rebajas", por qué??? Pues porque se suponen que son de nueva colección o nueva temporada y eso que ya les tenía el ojo echado mucho antes de que se iniciasen las rebajas. Que me diga alguien si esta camisa tan monísima de Sfera es de verano o de nueva temporada, es decir, para el otoño-invierno, creo que de otoñal tiene poco, aún así, decidí traérmela porque me encantó cuando la vi la primera vez y ya me la imaginaba en un montón de combinaciones:

La segunda cosita que tenía fichada para las rebajas eran estos leggins leopardescos de Green Coast, que oh sorpresa!!!, también eran de nueva temporada y no estaban rebajados pese a estar en el estante desde mediados de junio como poco, osea, cuando aún no había empezado ni el verano, también me los traje porque ahora para verano me gustan con unas cuñas monas, un blusón blanco y unos complementos acertados y para el invierno queda ideal con unas botas altas negras y un jersey largo muy básico, y por cierto, no quedan para nada merde (de merdellona o choni), aunque claro, es como todo, depende según quién los lleve y cómo se combinen:

En el segundo día de rebajas me pasé por Marypaz para comprarme unas sandalias, estaba esperando a las rebajas para ello, y era quizás lo único que tenía en mente de forma más o menos planificada, hubo más suerte, todo muy rebajadito, me traje estas de napa camel con tachuelas a 12´99 €, son monas y muy yo:

Y casi sin querer me metí en un Strafalarius, perdón, quería decir en un Stradivarius, me traje este kimono de gasa tan étnico que me gusta precisamente porque no es el típico kimono de raso que tanto se lleva ahora y que imita al japonés y que lo que realmente parece es un batín de andar por casa, de esos que te pones para esperar sexymente al esposo, yo es que tengo un batín así y además mi camisón de la noche de bodas estaba inspirado en el kimono japonés pero a lo sexy. Pero mi kimono étnico si me gusta, también le eché el ojo hace semanas y en un arranque de sensatez, de esos que tengo pocos, pensé que gastarse 23 € en un trapo de Stradivarius era mucho, pero el otro día casi sin querer me metí en un Stradivarius, lo busqué, ahora estaba a 16 €, 7 € menos, no es gran cosa, realmente es el chocolate del loro, pero ya no son 23 €. Queda perfecto con pantalón negro muy ajustado, camiseta negra sexy enseñando canalón y un buen complemento, por ejemplo con el cinturón de ante sobre las caderas o con el collar de cuerdas rosa flúor, y aunque por la gama de colores que tiene puede ir con vaqueros celestes o rosas y muchos más colores, de momento prefiero combinarlo con negro de fondo:
Con cinturón de ante sobre las caderas
Con collar rosa flúor, y para que os hagáis una idea el collar es del color del estampado rosa del kimono, de verdad que no es un flúor tan rabioso, pero el flash lo ha transformado
Por cierto, una lectora de este blog me conoció el otro día por la calle gracias a este collar tan discretito, yo la confundí con alguien que conocía y ella me dijo "Tú eres Inma de De celeste y Chocolate verdad???" Alucinada me quedé. Un beso guapa!!!!!!
Y ya fuera de programa, porque ya si que no pensaba gastar más en mí, de una de mis tiendas preferidas  en los últimos tiempos me traje este blusón de gasa color piedra de lunares a -40%, queda ideal, con pantalón blanco estrechito y altos zapatos color piedra no necesitas nada más, polivalente, lo mismo vale para ir de inauguración de exposición importante que eso es algo que yo tengo que tener muy en cuenta, que para ir mona a dar un paseo o a cenar junto al mar, ese mar que tengo tan cerquita y que huelo a todas horas:

Eso es todo. Y vuestras rebajas qué tal???
Besos. Inma
PD: para el niño he comprado un par de bermudas muy monas a -50% en Bass 10 y un pantalón vaquero blanco a 7 € en H&M para ir haciendo fondo de armario para el próximo verano, ya os las enseñaré. Ahora ya toca pensar en la nueva temporada de verdad, nada de camelos de esos de "nueva colección".


  

2 comentarios:

Rocío dijo...

me gusta todo, ahora mismo me paso por un Sfera y un stradivarius a ver si pillo la blusa y el kimono.
Gracias por mostrar tus cosas también, me das muchas ideas y no solo con el niño.
Rocio
bsosssssssssssssss

Un pececito en el Mar dijo...

¡¡A mí me encantan las rebajas!!
Aunque de hace unos años acá me he dado cuenta que hay que ir de la 2ª semana en adelante, porque ya no voy buscando cosas que antes le eché el ojo (suele ocurrirme lo que a ti: son de nueva colección) sino con la mente abierta a la caza y captura de chollos.

Ayer después de monitores en el Clínico me quedé dando una vuelta por el Eroski y cayeron de Mayoral muchos chollos para el Pececito (al 50%), la pena que para mí es imposible mirar ahora.

Un Mar de Bessos.


Un Pececito en el Mar