jueves, 23 de julio de 2015

Una de mis asignaturas pendientes

Una de mis asignaturas pendientes es la de aprender a coser. Increíble que sea nieta de una de las personas que mejor cosían en Málaga, sus trajes de cristianar, comunión, de novia y de sastre eran famosos, increíble pero cierto. Cundo supe que traía una niña  uno de mis grandes propósitos eran los de comprar una máquina y aprender a coser, toma ya, aprender a coser porque con lo antojadiza que soy o aprendía o me arruinaba y encima el esposo me abandona fijo.
Como soy de naturaleza optimista pues me hice mi carpetita donde guarda todos aquellos vestidos, jesusitos, ranitas y cubrepañales que me gustaban para hacerlos YO MISMA a mi princesa, había mucho, muchísimo, incluso hablé con una vecina costurera, ya jubilada que regentó durante años una tienda de trajes de flamenca y comunión, para que me enseñase a coser y la mujer encantada de ayudarme, dicho sea de paso. Y sí, pensaba copiar los modelitos que me gustaban, entonces qué sentido tendría si no aprender a coser.
Pero casi 10 meses después de nacer la niña la realidad es otra, o más bien la que era, es decir, sigo sabiendo de costura lo mismo, o sea pegar un botón y poco más, y sí, soy de las que miden la ropa con un metro de albañil, que por lo visto, mide diferente al metro de costurera y de eso me enteré hace dos días.
Soy optimista, pero también realista, dios me ha dotado con muuuuuchos dones, jajajajajaja, pero el de la paciencia se le olvidó incluirlo en mi pack de dones y encima cada vez me noto que tengo menos, no me voy templando con los años, no, más bien exasperando más. Y para la costura la paciencia y la tranquilad deben ser fundamentales, y ni una cosa ni otra, y para colmo me las encuentro por el camino que aburren.
Por un lado tenemos a una famosísima blogger que un día le digo que voy a aprender a coser y va me suelta algo así como que ni se me ocurriese porque los primeros vestidos siempre salen un churro y la princesa tenía que ir perfecta, y que además las tiendas, firmas y costureras profesionales tenían que vivir de algo. Pues es verdad, tienen que vivir de algo y yo humildemente voy a seguir colaborando en el crecimiento del país, jolines ahora que estamos levantando cabeza voy a aprender a coser, ni hablar de la china, imaginaros que todas hiciésemos lo mismo, qué ruina.
El otro comentario que me terminó de convencer fue el de mi querida TOÑI, un día frustrada me contó la historia de un vestido que con todo el amor del mundo hizo a su hija, ella toda la noche sin dormir dale que te pego al pedal de la máquina para que luego por la mañana la niña le diga que el vestido le da miedo. ¡¡¡Qué le da miedo!!! A mí mi hija me dice eso después de una noche sin dormir cosiendo  y me hunde en la miseria. Para las cotillas os diré que la niña pasado un tiempo se reconcilió con el vestido, uffff menos mal por Toñi.
En fin, que en esas andamos, o sea tirando de cash, porque por mucho que quiera jamás me saldrá algo así, es de Igualotes y ya tenemos el nuestro encargado porque ha sido flechazo total, este modelazo dulce, dulce se ha convertido en nuestra primera adquisición de temporada:
O lo que hace  mi querida Marta de La Calila Azul

O las maravillas que salen de las manos de Eva Maseda Conejero

Pero a tejer, eso sí que voy a aprender, lo siento por el gremio. Ya os contaré esta nueva aventura si no me aburro y pongo a mi madre a hacer las rebequitas directamente ella.
Besos. Inma

3 comentarios:

Epesse dijo...

¡Jaaajajajaja! Mujer, es que te tiene que gustar y tienes que tener tiempo. A mi me ha picado el gusanillo de la costura ya mayor. Para tu tranquilidad, te diré que conozco a varias hijas de modista que apenas saben coger la aguja, y sin embargo mi madre no cosía apenas...

Toñi BitácoraDeUnaMamá dijo...

jajajajajaja......Ahora me rió de aquello, pero te prometo que aquel día no era precisamente reír lo que se hacía en esta casa. Leñe que la niña solo tenía casi 4 años. Aquel día cambió algo en mí. ¡¡¡Y yo que cosía por falta de cash!!! Ahora no me agobio con hacerle los vestidos.

Precioso el vestido de Igualotes, Alejandra va a estar preciosa..

Uuuummm, me da que vas a tener que pagar a tu madre para tener las rebequitas a juego.

Un Mar de Besos

Laura López dijo...

jejejejje, mira pues mi abuela no era modista, pero tanto ella como mi madre han cosido... y tambien era una asignatura pendiente, me compre la maquina, aprendi una migaja y la maquina se la he regalado a mi madre que la suya estaba muy desfasada, ejejejejej, ahora le hace alguna cosina a su nieta, pero yo mira prefiero ir a la tienda, que la paciencia la perdi...