viernes, 10 de enero de 2014

Esta noche.......

....... esta noche hemos tenido una visita especial, nos ha visitado el ratoncito Pérez y el destino caprichoso ha querido que haya una diferencia de cuatro noches entre los Reyes y la primera vez que el ratón Pérez nos ha visitado.
La verdad es que la cosa era ya inminente, estaba al caer y nunca mejor dicho, con deciros que el diente de abajo ya tenía un trocito fuera y el de leche aún no se le había caído, se había desplazado bastante, eso sí, y el niño con tanto diente en la boca parecía una piraña. Finalmente ayer por la mañana cuando estábamos preparados para irnos al cole se le cayó, sin dolor y sin una gotita de sangre y colgandero, lo que se dice colgandero, jamás lo ha tenido. Con lo cual esta noche ha tocado paso del ratón Pérez por esta casa.
Y como somos precavidos ya teníamos toda la logística preparada desde hacía días, máxime cuando desde el día de año nuevo le descubrí el nuevo diente aflorando, hace un año más o menos una compi le regaló un ratón de fieltro hecho por ella para meter los dientes que se caen, así que lo hemos sacado del cajón y ahí metimos el diente; también teníamos el cuento del ratoncito Pérez que su madrina le regaló para reyes en vistas de que la cosa iba a ser inminente y lo leímos anoche antes de irnos a la cama, es precioso, viene con una bolsita para el diente y una casita con figuras troqueladas, es una maravilla de cuento, os lo recomiendo; y lo más importante, también realizamos el "encarguito" al ratón, eso no puede faltar, así que esta mañana se ha vivido como una segunda mañana de reyes con tanto paquetito que abrir, pues el ratón conoce sus gustos y le ha traído una moto y un coche de los Hot Wheeels que le encantan y los colecciona, además de un trompo que por lo visto ha sido lo que ha pedido en la carta que le ha escrito al ratón Pérez en clase. Por cierto, el diente no lo dejamos bajo la almohada, lo pusimos dentro del ratón de fieltro junto al ventanal del salón y dejamos la ventana un poco abierta para que se pudiese colar por ahí.
El ratón de fieltro donde metimos el diente 
El cuento de La Fantástica Historia del Ratoncito Pérez, regalo de reyes de la madrina y muy recomendable
Esta imagen es de hace un ratito, recién levantado abriendo emocionado los paquetitos, lo que más ilusión le ha hecho ha sido el trompo, lo más básico, como son a veces estos niños:

En clase también celebran la caída de los dientes, entran a formar parte de forma oficial del "club del diente" con diploma que lo acredita y todo y escriben al ratón una carta pidiendo un pequeño regalo, carta que introducen en una caja "especial" para que el ratón la coja y la lea. Bendita inocencia y éste es el diploma oficial que me acaba de traer de clase junto con lápices de colores y un reloj, su seño se lo curra bien y es que de todo esto tendrán un recuerdo maravilloso el día de mañana:

En parte me da mucha penita todo esto, la verdad, la caída del primer diente supone para mí como proceso psicológico que debía afrontar, es como dejar atrás una etapa extremadamente maravillosa y empezar con otra, no sé si me entendéis, crece demasiado rápido, se me hace mayor y esos dientes de leche tan lindos se le irán cayendo uno tras otro en un proceso imparable, pero es ley de vida, y le tendrá que salir espinillas y pelo barba en esa cara tan linda con esa piel que es seda pura, uffff, mejor ni lo pienso, eso sí, le pienso hacer muchas fotos mellado porque está graciosísimo, se le ha subido hasta el guapo y todo. Y con este primer diente que es especial porque fue además el primero que le salió, aún no sé qué hacer, si engarzarlo en un anillo o hacerme un pequeño colgante, ya veré, porque no hay piedra más preciosa en el mundo y que valga más que ese diente.
Por otro lado pensaba que a dos meses de su sexto cumpleaños era pronto para la caída de un diente, pero nooooooo, en su clase ya hay varios mellados y de más de un diente, es más, el nieto de una compi empezó a mudar incluso antes de cumplir los cinco años, alucino vecino con la precocidad de algunos.
Besos y feliz fin de semana. Inma 

8 comentarios:

Maria dijo...

ohhhhhh su primer dientecito, joooo a mi me da mucha penita, pero es ley de vida, no queda otra.
me ha encantado como le has hecho vivir esta experiencia! y la celebracion del cole me chifla, aqui no lo hacen, snifff
un besazo enorme Inma y feliz finde!

MadreYMas dijo...

Jo, pues sí que se hace mayor, sí.
Entiendo tu penita...
Bss.

Rocío dijo...

Te entiendo perfectamente, creo que a todas las madres nos da pena ver crecer tan rapido a nuestros hijos. Como siempre me encanta como lo haces de especial todo, y que sepas que también te voy a copiar, por lo menos en lo del cuento.
Rocío
Bsos

Patricia dijo...

Que detalle tan bonito! además mi hijo también está en esta fase , ¡le cayó su primer diente el día de navidad! el pobre o afortunado se le ha juntado todo este año
un beso guapa

pilar abrazzoss dijo...

que bonito nena, en la clase de mi hija se les están cayendo a muchos, pero a Pilar aún no.
En Madrid, en la calle Arenal está la casita del ratoncito pérez y tenemos pensado ir a visitarla cuando se la caiga el primer diente.
abrazzoss

Inma (Málaga) dijo...

María y Rocío yo es que soy mucho de rituales, me gusta hacerlo todo especial y la caída del primer diente no iba a ser menos.
María su profe se lo curra mucho y es una tía cojonuda, así están todos locos con ella, la adoran, una penita que el año que viene cambien de seño, después de tres años con ella les va a costar.
Madreymás cómo podríamos parar el tiempo???
Jajaja Patricia en cuestión de dos semanas les han venido todos los personajes que traen regalos.
Gracias Pilar, me alegro que te guste, jo chica es que en Madrid tenéis de todo, qué envidia.
Besos

Un pececito en el Mar dijo...

¡¡Hay que ver lo ilusionados que afrontan ellos sus cambios y avances y lo que nos entristecen a nosotras!! Ánimo Inma.
Un Mar de besos.
Un Pececito en el Mar

Lara Comesaña Gil dijo...

Qué momento tan bonito y tan triste a la vez el de la caída de su primer diente verdad?? Pero como el tiempo no se va a detener por mucha pena que a nosotros no de, hay que vivir el día a día y disfrutarlo muchísimo!!!
El chico de la casa está guapísimo por cierto.
Un beso grande, Lara (Con Olor a Bebé)