jueves, 22 de marzo de 2012

Cambiando la forma de hablar (reeditado)

Que la maternidad te cambia la vida no hay que dudarlo, a mí me la cambió para muchísimo mejor en un sentido más espiritual que otra cosa, pues sigo haciendo casi las mismas cosas de antes, las mismas rutinas, los mismos comportamientos, la misma forma de vivir, solo que ahora tengo a un personajillo a mi lado al que tengo en cuenta antes que nada y que nadie, únicamente, y que me hace una compañía y que me llena como jamás nadie lo ha hecho. Me siento plena con él, quizás porque mis otros campos de la vida ya eran y son totalmente satisfactorios y cuando todo va más que bien no reparas en ciertas cosas.
De las poquitas cosas palpables, tangibles, por llamarlo de algún modo, que he tenido que cambiar con mi maternidad ha sido mi forma de hablar. Cuando me relajo, en plan coloquial, soy de decir algunos tacos, tacos normales, que tampoco blasfemo y que por favor los "puristas" de los buenos comportamientos no se echen las manos a la cabeza, que no soy una camionera ni nada por el estilo y mis padres me dieron una educación exquisita de la que hago gala. Tengo un compañero con muchísimos premios y reconocimientos a nivel internacional tanto en pintura como en literatura que siempre me dice que soltar tacos no es malo, él los suelta a porrillos y la gente más culta y preparada que conoce lo hace muchísmo en plan coloquial, no evidentemente cuando están dando un discurso o una conferencia. Con lo cual me deja muy tranquila, debe ser que a más preparación, más tacos salen por la boca. Además no me fio de las personas que siempre intentan guardar las apariencias, después son las peores.
Tomás siempre me ha reprochado este comportamiento, me dice que no me pega, él es de muy pocos tacos, consecuencia directa del ambiente represivo en el que se educó por culpa de las estúpidas creencias religiosas de su madre, ya que decir tacos suponía/supone casi un pecado mortal y normalmente es cosa de católicos pecadores poco temerosos de dios (como yo), vamos una chorrada más. Así que este plan tenemos, bueno teníamos, que ya soy buena y bien hablada desde hace poquito por lo menos delante del niño, con deciros que una de las primeras palabras que el niño dijo por su boca fue "hostia" y lo decía perfecto, y mira que la suegra no lo censuró, pues otras veces hablando en plan coloquial con ella se me escapaba algún co... (piiiiii), algún jod..... (piiii) o alguna mier..... (piiii) y se ponía pálida del espanto, pero cuando el niño dijo "hostia" delante de ella me dijo: "para mí la hostia no tiene ningún valor, no es nada, pero para ti, que eres católica, lo debería de tener" Zas, en "toa" la boca, por chulita que eres Inma, ahí "tan dao".
Así que cuando el niño empezó a hablar me planteé seriamente dejar de decir mis pequeños taquitos pues ya sabemos que son monitos de imitación y no quiero que nadie cuestione su educación y menos un extraño que igual no sabe lo que es la educación o el saber estar, simplemente porque no me da la real gana. Y además os puedo decir que salvo "leches" u "hostia" mi hijo no ha soltado por su boca un taco, al contrario de lo que he venido observando en otros niños de su edad, más chicos y más grandes. Es más, alguna vez se me ha escapado un taco sin querer delante de él o lo ha oído en la tele y lo ha reprochado con un "ah no, eso no se dice". Así que comencé a usar de forma coloquial delante del niño palabritas más suaves del tipo: "jopetas", "jolines", "leches", "válgame dios" en lugar de las otras "palabritas". Y más de una vez os aseguró que me he "aturrullao" ante una situación propia de soltar un taco gordo y me he mordido la lengua antes que decirlo delante del niño, porque ya se sabe que cuando se adquiere un hábito y lo hacemos inconscientemente después rectificar sobre la marcha cuesta y mucho y más cuando estamos "sulfurados". Así que en lugar de jod... (piiii) digo "jolines" o "jopetas", en lugar de me cago en la....... (piiiii) digo "válgame dios", en lugar de mier..... (piiii) digo "leches" y así todo.
Pero el niño de tanto oírme "leches" ya lo estaba empezando a usar y lo colocaba perfectamente en la frase/situación y ya no me gustaba eso, así que le dije que "leches no se dice" y ya no lo dice, pero es que yo tampoco lo puedo decir que me regaña y los otros días pasó algo muy gracioso, le digo "Salva quieres la leche?" y me dice "Ah no, mamá leche no se dice" o cuando no hace mucho le pregunté si los gusanos de seda de la clase ya habían hecho los capullos y me dijo "mamá capullo no se dice". Pero es que tampoco puedo decir ya "ay por dios", "vaya por dios", "la madre que te parió" o "jolines", creo que en el fondo sabe lo que quiero expresar, ainssssssssss, pero qué listo e intuitivo es mi niño.  Bueno pues hasta aquí mi historia con los tacos. ¿Vosotros habéis tenído que cambiar algún hábito con la maternidad?
Esta semana además hemos tenido "deberes" en casa, había que buscar fotos de los abuelos de cuando eran niños y cuando eran jóvenes, así como fotos actuales y hacerles fotocopias a todas, así como poner sus gustos, oficios, hobbies, aficiones, anécdotas y demás datos de interés para unos murales que harán, ya que el miércoles que viene tendremos, bueno tendrán, en el cole de Salva "la fiesta de los abuelos", un día dedicado a ellos en exclusiva con diferentes actividades y al que sólo acudirán los abuelos y los nietos. Evidentemente nosotros hemos hecho nuestros "deberes" correctamente para que los yayos tengan su mural como se merecen, porque para mí son los mejores padres y abuelos del mundo:
Por cierto, mi madre está como loca pensando en el miércoles, creo que lo va a disfrutar como nadie.
Besos y que paséis un feliz fin de semana, nosotros tenemos ocupación social, tenemos cumpleaños el viernes y el sábado, vamos una agenda apretadísima, así que nos vemos la semana que viene.
Inma   
P.D: Marina de "Camino de la preparación" está de sorteo en su blog, me parece un sorteo muy original y yo me voy a animar a participar, os animo también, merece la pena, os dejo el enlace a su blog:
  

10 comentarios:

susana dijo...

Este niño es mas listo y mas educaoo :)
tu sigue asi que luego... aunque en el cole si lo dicen otros nenes :S
Bueno lo de los abuelitos es una muy buena idea!
Un besito Inma :)

Marina dijo...

Menudo sagaz! :D Jajaja bonita entrada!

Estoy de sorteo por cierto así que anímate que es de lo más peculiar! Bsts

tersina dijo...

jejeje,que listo el peque...
pues mira, cuando sólo estaba Pablo cuidaba todo,el lenguaje,los modos.........cuando nació Daniel y mi vida se convirtió en prisas y más prisas,en no tener tiempo para nada,en estres,en cansancio.....en fin que más de uno se me escapa,y más de dos y de tres más de una vez....sobre todo cuando el señor "caos" viene a visitranos,que últimamente viene a visitarnos,pero si tú dices que gente culta también tiene en su vocabulario los tacos me dejas muy tranquila.No es que me vaya a relajar pero caray un poco más tranquila me dejas jejejej

Laura García dijo...

Los niños son listisimos y cuando digo algun taco me dice mamí eso es malo!!
Que bien lo van a pasar esos abuelos en el cole disfrutando con el nieto, ya nos contarás

Epesse dijo...

Inma, te recomiendo este blog:

http://hijanohaymasqueuna.blogspot.com.es/

Te vas a hinchar a reir.

zuri nieto dijo...

Ay.inma, los niños de hoy son esponjas..y hay que pensar antes de hablar...y bueno me ha parecido estupendo que se celebre el dia del abuelo...que bonito

zuri nieto dijo...

Un beso porque no se ni cuántas veces he escrito el comentario..

cristina dijo...

Así me gusta que Salva te lleve por el buen camino del lenguaje y en cuanto al mural y al día de los abuelos me parece una idea genial, ellos tb merecen su protagonismo

Mamen dijo...

Ay si ,coincido contigo,y es que alguna vez se necesita decir un taco,te quedas mas agusto pero ellos ,que son esponjas ufff menudo cuidao.
Como me gusta la fiesta de los abuelos ,aquí no se hace pero me parece tan interesante y mas ahora cuando tanto ayudan,ya nos contarás.
Un beso

Naim dijo...

jejej que gracia con lo de jopetas y jolines..yo la verdad que no soy mucho de palabrotas, solo cuando estoy muy muy cabreada, pero bueno, pero "a mi alrededor" la verdad es que son muy cagamenteros, y el niño alguna cosa dice, pero hay un chico que le enseñó "me cago en d..."y claro, la gente es muy simpática, porque que diga eso un niño a mí no me hace gracia es más tengo terminantemente prohibido que le rían las gracias o el decir Qué dijiste??? eso no se dice eh??? porque al niño como le digas que no se dice pues más lo dice (es lo que se llama psicologia inversa) entonces todos hacemos como que no lo oímos incluso a la gente de fuera se lo digo a la cara, que ni se les ocurra..... Es que claro, es muy bonito hacer una en casa progresos pa que en cinco minutos venga el listo de turno a echarlo todo por tierra. Y encima como al niño no se le escapa ni una....ya temo cuando vaya al cole, porque por aquí por donde yo vivo son muy cagamenteros..........uffff ya me dan calores solo de pensarlo!!!
Mira qué parrafada te acabo de echar.....si es que me caliento y........Besos