martes, 10 de enero de 2012

Planazo

Ayer por fin terminaron las celebraciones con motivo de la navidad. La verdad es que no me puedo quejar, llevo un mes de diciembre y parte de enero que hemos tenido más vida social que en casi estos cuatro años que hace que somos padres, pues la verdad somos de los que preferimos salir con el niño y dedicarle todo nuestro tiempo libre, pero de vez en cuando una escapadita los dos solos viene genial. Entre bodas, comidas de empresa, reuniones familiares y con amigos por la navidad y otras historias que no vienen al caso pues estamos que no paramos y yo encantada, la verdad, con lo que me gusta la calle. Soy callejera, para que negarlo.
Hace unos días el marío y yo tuvimos un "planazo", os lo contaré, pero sin enrollarme mucho, que mi amiga Mari Pepa dice que tengo "carrete pa rato" y me quedo sola escribiendo. Después de este planazo sólo puedo decir que no sólo pesan los kilos, los años también pesan y no pasan así porque sí y madre mía si que estamos mayores, no físicamente, ni espirirualmente, que se nos ve perfectos (jajajaj), es en cuestión de aguante más que otra cosa. 
Pues bien, estas navidades el marío y yo fuimos a ver "El Cascanueces", no iba él muy convencido, me decía que porqué no lo llevaba a ver Sabina en vez del "pegote ese". La verdad es que me regalaron las entradas desde la empresa organizadora con la cual trabajamos de vez en cuando. Además yo tenía mucho interés y me hacía ilusión. Al final del espectáculo salimos encantados, pues fue precioso y los del Ballet del Teatro Nacional Ruso de Moscú unos profesionales como la copa de un pino. Lo hicieron de matrícula de honor.
Antes de entrar en el teatro decidimos pasar por El Pimpi y tomarnos unas cervezas, yo que me mareo comprando uvas pues no bebo, ya entré en el teatro con el punto. A la salida del espectáculo nos fuimos a cenar, una cosa "ligerita" tipo showarmas con todas sus "guarreridas" y que tan ricos están, algo sin apenas grasa ni colesterol para compensar los excesos de la navidad (para los que no tienen sentido del humos leer en tono totalmente irónico, please).
Después de la cena tan "ligera" nos fuimos a tomarnos unas copichuelas (ufff hacía años que no recordaba la palabra copichuelas, precisamente un ex noviete muy mono y muy gracioso que tuve allá por....... ufffff, hace muchos años que ni me acuerdo cuando fue, decía mucho "copichuelas"). Bien sigo, en vez de buscarnos unos sitios tranquilitos donde sentarnos y hablar de nuestro hijo (somos monotema, como la mayoría, podríamos hablar de otras cosas pero como somos tan diferentes pues terminamos discutiendo) pues nooooooooo, allá que nos metimos en los garitos del tipo "marchosos" (de nuestra época pero con gente muy, muy, muy joven), la gente ya tenía el espíritu de nochevieja encima pese a que faltaban unos días.
Y madre mía qué mayores estamos ya, entre toda esa gente joven, ni Tomás ni yo dejábamos de pensar en nuestro sofá, en nuestra camita y en nuestra tele, pero nos obligamos a permanecer en los garitos con esa "marcha" en el cuerpo que no se podía aguantar. El "ganao" que nos rodeaba merece una mención aparte, todos tan jóvenes, tan monos, tan a la última, sobre todo ellas, qué monas, qué estilimos tan chulos y tan imposibles en mí, qué asco, de verdad,  y mira que yo también iba modernita y mona enseñando canalillo, con taconazos, vaqueros pegados y pelillos a lo loco, pero debo reconocer que me ganaban por goleada. Y tanto Tomás como yo parecíamos los padres de algún adolescente que estaba de fiestuqui. 
También nos pegamos nuestros bailecitos, pasando de todo, somos muy bailones y estoy seguro que más de uno debió pensar "vamos a pedirnos un pasodoble o un paquito el chocolatero para estos dos puretillas". Pero debo reconocer que nos reimos un montón y a mi Tomás en más de una ocasión los ojos le hicieron "chiribitas" con los pivones que desfilaban ante él. Yo sin embargo no tuve tanta suerte visual, me cachis, todos ellos eran muy jóvenes y a mí tan jóvenes no me gustan para nada, ya sabéis que me gustan más bien mayorcitos, que se note la diferencia.
Total, aguantamos un ratito, visitamos un par de garitos más, nos tomamos unas copitas y un taxi y para casa. Ainssss cuando pillé mi cama, qué bien de verdad, que yo todos los días a las once de la noche estoy sopa perdida. Y os repito que estoy mayor, porque a la mañana siguiente me levanté con un resacón del copón y eso que bebí dos cervezas antes "de" y un par de martinis blancos con limón después "de", así no se emborracha una ni a la de tres, pero como si hubiese estado tres días en la ruta del bacalao probando pastilleo vario, igualito. Me dolía todo, pies, cabeza, espalda, pero había que levantarse pues yo tenía que ir al curro, y es que se me ocurre salir de "marcha" en mitad de la semana, así que el gelocatil para mitigar los daños colaterales del planazo me hizo falta esa mañana. El marío una vez más volvió a tener más suerte que yo pues al estar de vacaciones se quedó en la camita y tan contento, bueno, se levantó para desayunar conmigo (qué solidario él) y se volvió a acostar, para comprobar en sus propias carnes eso de que el mejor sueño es el que se echa tras el desayuno.
A la falta de fotos de esa noche os dejo una foto del día de reyes del protagonista de este blog, que la noche del planazo se quedó con lo yayos:    
Besos.
Inma

11 comentarios:

silvia dijo...

Si de vez en cuando no va mal una salida de éstas, aunque yo hace siglos que no lo hago jajaajaj.

mis tres amores dijo...

Madre mía,llevo un rato escribiéndote un comentario y se me ha borrado.
Bueno empiezo a ver si me acuerdo de todo.
Yo tampoco bebo nada y cuando salimos a comer,siempre los cinco juntos,me gusta tomarme una copita de vino y madre mía,me empiezan a entra unos calores...
Me parece muy bien que hayáis salido los dos juntos,nosotros hace tanto pero tanto tiempo que ya ni me acuerdo.
La última vez fué con amigos y hace como unos tres años y me pasaba como a tí me sentía mayor entre tanta juventud,aunque no lo somos para nada,jejejeje.
Me alegra que te haya gustado el vestido,Almatrichi también es mi marca favorita y siempre que puedo me compro algo.
Ya te contesté en mi blog,pero ya que estoy te lo escribo aquí,si puedes apúntate a la danza del vientre,la verdad es que te iba a gustar,yo ya hice un año,pero al siguiente me tuve que borrar porque me quedé embarazada de Natalia.
Bueno Inma ya no me enrrollo más.
Un besazo enorme.

La calila Azul dijo...

Jjajaja,¡pero que requetebién te explicas hija!...vamos me estaba viendo yo, a mi misma hace unos días,todooooo igualito, lo que pasa que en vez de Martinis yo bebí el tipico gin-tonic...pero cortito, que la melena no me favorece, jajajaj.
Un beso muy grande y como diría ese gran "filósofo" llamado Obi Wan Kenobi..." que la fuerza te acompañe "....para la próxima.
Marta.

La mamá de Pía y Pepa dijo...

os tengo abandonaitas!

Maria dijo...

a mi de vez en cuando me gusta salir a esparcer un poco... yo también salí con el mario un día estas Navidades, que bien que nos lo pasamos... lo peor fue el día siguiente...
un besazo!

Inma (Málaga) dijo...

Paula Hola, no te pierdas tanto!!!!
Marta (Calila) cada vez que veo algo de Star Wars yo también me acuerdo de ti, con lo cual estoy todo el día acordándome de ti, es que tengo en casa a todo un "caballelo deyi" como Salva dice que es (un caballero yedai).
Besos para todas.

Natalia dijo...

JAJAJAJAA, ¡qué razón me tienes!! Puf, yo hago que no salgo..me pasa lo mismo no aguanto. Este verano salimos a cenar con intención de tomar algo después, pero dejamos la primera copichuela a medias porque me daba el sueño.


Besotes

Mamen dijo...

Joer Inma se sale un sábado y lo disfrutas mas,del ganao mejor no hablar que se ve cada cosa.
Me encanta tu sentido del humor jajajaaj.
Un beso guapa
Ahhh el chocolatito o el dulce de la mañana lo mejor es que abras la ventana y lo tires.

NEVERLAND dijo...

jaja, lo que me he reido, Inma no suelo comentarte por falta de tiempo, pero siempre te leo, me he reido un montón, y que penita hacernos mayores verdad?, jaja, bueno estamos en lo mejor de la vida, que le vamos a hacer, nuestros niños, nuestro sofa, vida tranquila, que es lo mejor
por cierto, la mayoria desde que tenemos niños nos volvemos monotema, que le vamos a hacer si nos encanta hablar de ellos
un abrazo guapa

cristina dijo...

Como me ha gustado esta entrada y es que es el reflejo de las etapas de la vida, quien nos iba a decir con 20 años que estariamos más felices en un sillón que de marcha, je,je

Lo habeis pasado bien y habeis desconectado de la rutina que siempre es bueno y además con ese principio de noche, el Cascanueces la noche no podía salir mal

marta dijo...

Bueno Inma, seguro que tampoco desentonabais tanto entre la juventud jajaja que tu aun eres joven! me alegro que lo pasarais tan bien pero claro...el dia siguiente era ya lo peor!!! jajaja un beso enorme!