miércoles, 1 de marzo de 2017

Caperucita Roja me salió rebelde

Holaaaaa, aquí estamos, muchos días sin pasar, pero entre que la semana pasada hubo fiesta nocturna en el trabajo en el mismísimo Pimpi y en mitad de semana con lo que eso me supone de desatino, entre que tocó zafarrancho pues me traían el sofá nuevo y volví a pintar el salón 14 meses después y a hacer unos pequeños cambios decorativos y entre el finde camperito en los "dominios", pues ni tiempo de pasar por aquí.
No me quedó otra que pintar tan pronto el salón y los pasillos porque entre otras "maravillas" tenía varías pinturas rupestres y un par de quesitos refregados en la pared gentileza de Alejandra, y un sofá de esa categoría requería que todo estuviera OK y reluciente, y no lo voy a negar, pero estoy loca con mi chaise longe, se ve que voy a mayor y ya no me conformo con cualquier cosa, ya quiero cosas buenas, sus tres metros de largo, su 1´80 de la chaise longe  y sus asientos reclinables son una pa-sa-da, fue flechazo, ya sabéis que yo soy de flechazos, llevaba meses mirando el sofá que me enamorase y el pasado enero fui a descambiar una cosa al CC Mare Nostrum y me lo topé y en 5 minutos ya lo había encargado. No os imagináis la de pelis que vemos en familia los cuatro tumbados sin tocarnos es algo sumamente placentero, vamos que los pequeños detalles y momentos en familia los disfrutamos bien. Además al coincidir con la semana blanca nos permitimos el lujo de acostarnos más tarde viendo pelis.
Pero comencemos con la entrada propiamente dicha, que no es otro que los Carnavales, partiendo del hecho de que yo no soy mucho de Carnavales. De Feria y Semana Santa lo que me echéis, no tengo "jartura", pero los Carnavales no son lo mío y creo que de Alejandra tampoco, lo vais a ver a continuación.
Sólo puedo decir al pobre lobo feroz que como mi linda y "adorable" Caperucita le monte el pollo que me montó a mí para no ponerse la capa roja va listo. Querido lobo feroz vas apañao, has perdido la batalla como yo la perdí. Te lo digo en serio, esta Caperucita no es de todos comer, esta te pela, te come y te entierra antes que parpadees.
Este año estaba en mi cabeza vestirla de Caperucita Roja, disfraz nada original visto toooodo lo visto, y hacerle un bonito reportaje, en mi cabeza había una cosa y luego la niña hizo lo que le dio la gana. Os digo que me fue imposible echarle una foto porque no consintió ponerse la capa, con lo ideal que estaba de verdad el segundo que la tuvo hasta que se la arrancó, lo divino que quedaban el jesusito con ese vuelo que tiene y la capita encima, ainssssss, y la niña no consintió na-da. Frustrante. No sé si cortárme las venas o dejármelas largas, apuntarme a la Legión o comerme un camión de donuts.
Aún así os lo enseño, sin relleno, claro está, y a destiempo, pero lo importante es dar ideas baratas y resultonas, o no???!!! Que para eso estamos también, no sólo para crearos necesidades caras, porque siempre hay tiempo de ir a gastar los cuartos en un disfraz. Si sois mañosas de la costura la capa es muy fácil de hacer, compras un terciopelo rojo baratito buscas un jesusito rojo o a cuadros que tengas por casa, una cestita de mimbre y listo, disfraz hecho.
Nuestra capa de Caperucita nos la hizo nuestra Tita Lore, la misma que nos hizo el traje de pastora, ainsssss qué haríamos sin ella. Debajo llevaba el jesusito de Nini, precisamente de la Colección Caperucita Roja de este año, con este jesusito no sé qué me pasa que tengo una relación amor-odio, debe ser el tallaje que es raruno pero el año que viene nos vale fijo viendo ese ancho que se gasta y por corto no importa porque a más corto mayor lucimiento, así que el año que viene tendremos disfraz de nuevo y espero que esta vez sí le pueda echar fotos como dios manda.
Eso es todo, espero haberos dado una idea barata en la que sólo debéis confeccionar una capita fácil y rebuscar en el armario un jesusito que le vaya que seguro lo tenéis las locas de la moda infantil.
Besos. Inma