lunes, 25 de agosto de 2014

La bolsa del hospital

Cumplo en unas 4 semanas más o menos y desde este fin de semana tengo preparada la bolsa del hospital. Me gusta tenerlo todo listo con tiempo por si las moscas, con Salva también la preparé con tiempo, máxime cuando todo apuntaba a que se adelantaría, pero no, llegamos casi a la semana 42, telita, sólo espero que Alejandra no me haga esperar tanto.
El motivo de tanta prisa ahora es muy sencillo, la señorita está colocada en posición podálica, es decir, de nalgas, realmente siempre ha estado transversal o podálica, y al estar heparinizandome y necesitar un mínimo de 12 horas para una intervención tras el último pinchazo tengo ordenes estrictas de los médicos de acudir a urgencias ante el más mínimo síntoma o duda antes de inyectarme una nueva dosis de heparina, que me reconocen y no ven síntomas de parto, me la inyecto, que hay síntomas, entonces ya no, me quedo encamada para una cesárea de urgencias en el caso de no haber variado la postura. Así que mejor dejar la bolsa lista cuanto antes que después las prisas no son buenas.
De todas formas espero y deseo que todo se pueda programar en las próximas semanas con tiempo suficiente para poderme quitar la heparina y ser intervenida sin carreras. Por ese motivo desde el día 1 de septiembre debo acudir a monitores cada tres días y realizarme una eco de alta resolución en cada visita para tener controlado lo máximo posible el tema. Y de hecho también ya me han cambiado la hora de los pinchazos todo con vistas a una intervención. Pero a lo que vamos, tiempo habrá de pensar en esto.
La bolsa del hospital debe ser grande con el fin de no llevar muchos bártulos, cosa que odio, la mía es bastante grande, aunque no me gusta nada, ya no me gustaba con Salva y ahora con el paso de los años menos,  pero hay ser práctica que estamos en época de austeridad, teniendo en cuenta que es una bolsa a la que se le da poco uso, al menos yo, la usé para el hospital y para un par de salidas con Salva de bebé y está nueva pues ha permanecido guardada todo el tiempo. Me la regaló una hermana de mi marido, en rebajas en ECI costó 80 €, pero a la señora se le antojó esa, bien colorida, parece miembro de la liga del happy color, hoy no me pasa y me traigo la que se ajusta a mis gustos, de hecho me encantó una celeste que valía la mitad menos. En fin, que hoy no me pasa. Ya me veo yo corriendo espeta por los pasillos del hospital para que nadie vea con la bolsa y guardándola en todo lo "jondo" del armario.

Para mí:
-Documentación: dni, tarjeta sanitaria y cartilla maternal. Yo lo llevo todo en una carpeta porque con tanto informe y protocolo a seguir para antes, durante y después del parto esto parece el testamento de la Casa Alba.

-Bolsa de aseo con crema hidratante para la cara, gel de ducha, champú para el pelo, acondicionador, pasta y cepillo de dientes, hilo dental,  desodorante, peine, horquillas y goma para el pelo, clinex, brillo de labios y colonia fresca. En mi caso todos los formatos son tamaño viaje que ocupan lo mínimo o muestras que para estos casos vienen muy bien también (como p. e. el champú y acondicionador del pelo y la hidratante facial).

-Toallas de baño y lavabo, soy muy delicada y prefiero llevar las mías. 
-Móvil, cámaras y cargadores. 
-Un par de batas ligeritas para recibir a las visitas o salir de la habitación. 
-Zapatillas, las mías son tipo bailarinas de lunares de Primark.

-Chanclas de goma para la ducha, es que soy muy, muy, muy escrupulosa, no sé si os lo he dicho. 
-2 sujetadores de lactancia. 
-Discos de lactancia.

-Crema Purelan para el pezón, para empezar a prevenir grietas cuanto antes. 
-Ropa cómoda para la salida. 
-Calcetines, yo no se vosotras pero yo soy muy friolera, soy "María pies fríos", y se que en cuanto suelte la barriga volveré a ser la friolera que soy, en Primark he encontrado este engendro entre calcetín y pinkie que me va a venir muy bien.

-Bragas desechables, esto es opcional, en mi caso cuando nació Salva no me dejaron utilizarlas, con lo cual no creo que las incluya ahora. 
No hace falta que llevéis camisones o compresas, por lo menos el Servicio Andaluz de Salud te lo proporciona. Pero si vais a una clínica privada sí debéis echarlo. Lo que sí tengo ya en casa compradas para la vuelta son las compresas clásicas de celulosa, en las clases maternales, tanto la matrona que tuve con Salva como la que tengo ahora, son las que recomiendan porque las otras compresas serán muy ultragalacticas y todas esas cosas, pero tienen demasiado plástico y eso no viene bien para que nos cure la posible episotomia.

Para Alejandra:
-Crema y toallitas para el culo.

-Colonia suave sin alcohol,  en este caso Picu Baby en formato viaje.

-Bodys, manoplas, calcetines y gorritos de algodón para recibir a las visitas, aunque el Servicio Andaluz de Salud te proporciona una especie de camisetas de celulosa desechables muy incómodas y menos estéticas aún.

-Un par de gasas, en este caso bordadas por mí.

-Un arrullo, en nuestro caso tenemos la maxi muselina de Bimbidreams.

-No olvidar incluir un regalo para el hermano mayor para cuando nos visite en el hospital, nosotros ya tenemos el nuestro.

-No hace falta llevar pañales, ni geles, ni toallas, ni nada para las curas del ombligo, por lo menos durante nuestra estancia en el hospital el Servicio Andaluz de Salud nos lo proporciona,  ya no sé yo en otras comunidades cómo será o en las clínicas-privadas-saca-cuartos.
-Ropa para la salida del hospital, pero eso lo dejamos para otra entrada especial a lo largo de esta semana.
Creo que no me olvido de nada, por lo menos llevamos lo fundamental y aunque no lo parezca todo me cabe en el bolso, lo dicho, feo y cantoso pero grande y práctico.
Y ahora un consejo muy personal, dejémonos de pijoterios tales como clínicas privadas con vistas a la catedral o al mar, habitaciones individuales y todas esas cosas,  buscar lo realmente importante, es decir, un buen hospital con el mejor equipo de gines, matronas, enfermeros y pediatras especialistas y la mejor UCI de neonatos que pueda haber en vuestra ciudad y eso por lo general está en la pública, porque pueden surgir complicaciones y es mejor prevenir que lamentarse después. Ah y nada de llevar joyas o uñas de manos y pies pintadas, ya habrá tiempo a la salida.
Besos. Inma



4 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

¡Me lo apunto todo!
Picu baby es de las que más me gustan. He probado unas cuantas de estas nuevas y creo que es mi favorita de las que he olido, más que Nahore y Gotas de Menfer, aunque GDM me gusta más que Nahore. Esta última me parece rancia, no sé por qué, será el olfato preñil.

Maria dijo...

Muy practica, sí señor....... Esperemos q te de tiempo hacer otras entradas. Cuídate In a y q todo salga muy bien, q ganas de ver ya a la sobri de todas jajjjjjjj










Un pececito en el Mar dijo...

Uuuuuff ¡¡Qué recuerdos y hace escaso un añito!!
Mi punto de vista en cuanto a las bragas desechables: fue lo que más eché de menos cuando nació mi niña y fue en el Materno. Mucho decir quédate sin nada, pero lo de la compresa en volandas imagínate cómo terminaba todo...¡¡un horror!! Bien es cierto que yo no tuve episotomía en ninguno de los dos casos.
El peque nació en la Quirón y fuera pijoteríos no puedo estar más contenta con la atención de la ginecóloga que me atendió, de 10. Fue una profesional desde el minuto 1 que me provocó el parto de forma paulatina hasta el nacimiento del peque. Cosa que no ocurrió en el Materno, me provocaron el parto con properan (la famosa tirita) y solo puedo decir que tener contracciones altas cada 4 minutos, cuando estás empezando a dilatar es un martirio para cualquier cuerpo.

Un Mar de Besos.

Un pececito en el Mar dijo...

Uuuuuff ¡¡Qué recuerdos y hace escaso un añito!!
Mi punto de vista en cuanto a las bragas desechables: fue lo que más eché de menos cuando nació mi niña y fue en el Materno. Mucho decir quédate sin nada, pero lo de la compresa en volandas imagínate cómo terminaba todo...¡¡un horror!! Bien es cierto que yo no tuve episotomía en ninguno de los dos casos.
El peque nació en la Quirón y fuera pijoteríos no puedo estar más contenta con la atención de la ginecóloga que me atendió, de 10. Fue una profesional desde el minuto 1 que me provocó el parto de forma paulatina hasta el nacimiento del peque. Cosa que no ocurrió en el Materno, me provocaron el parto con properan (la famosa tirita) y solo puedo decir que tener contracciones altas cada 4 minutos, cuando estás empezando a dilatar es un martirio para cualquier cuerpo.

Un Mar de Besos.