martes, 3 de septiembre de 2013

En esta casa matamos por el queso

En mi compra semanal nunca faltan diferentes tipos de quesos, no concebimos los desayunos sin un despliegue de quesos sobre la mesa, nos dimos cuenta de eso la otra mañana cuando sobre la mesa había hasta cinco tipos diferentes de quesos. Y con las cenas un tanto de lo mismo, pues la mayoría de las veces las hacemos muy ligeras a base de un picoteo de embutidos donde no faltan nunca los quesos de nuevo, alguna ensalada, fruta o yogurt, nada de encender horno o vitro, salvo para cocinarle algo a Salva o para una cena especial evidentemente, e incluso algunos días tras el almuerzo a modo de postre comemos queso.  
Salva es quesero 100%, su preferido es el semicurado y es capaz de comerse la cuña en una tarde, pide queso a todas horas, aunque tampoco la hace ascos al queso curado o viejo, eso sí, García Vaquero, que el nene tiene un paladar fino y lo conoce entre mil.
Y es normal que el queso le guste tanto, aquí es sagrado, es más importante casi que el aceite, el azúcar o la sal y durante mis primeros meses de embarazo me dio por comer queso compulsivamente a todas horas, queso del tipo que fuese y melocotón en almíbar, vamos comía bocadillos de queso fundido hasta para almorzar. Menos mal que en casa no hay nadie con intolerancia a la lactosa porque esto sería un sin vivir, rodeado de quesos y sin poder catarlos.
Tanto al marío como a mí nos gustan todos los quesos, del tipo, textura, consistencia, formato, color que sea, nos da igual, desde lo fuertes y "pestosos" a los blancos y suaves, pasando por los cremosos y los de untar, todos están buenos, por cierto, el queso blanco de cabra de Málaga es exquisito, Málaga es la principal productora de leche de cabra y exporta esta leche principalmente a Francia para que los franchutes hagan sus quesos con leche de cabra autóctona malagueña, anda que no son listos ni ná y evidentemente así están de buenos los quesos franceses, con esa materia prima de primera el éxito está asegurado.
Nuestra sección preferida de cualquier super es la de los quesos y cuando vemos esas tiendas francesas de quesos en Canal Cocina babeamos directamente, porque tienen un don especial para las tiendas de quesos, qué envidia, yo quiero una tienda así junto a casa, es más, yo quiero regentar una. Muero de la envidia también cuando en cualquier celebración importante del tipo BBC aparece un buffet de quesos acompañado por diferentes tipos de panes y frutas, estoy esperando a alguna celebración especial para llevarlo a la práctica, aunque en mi defensa diré que en nuestra boda pusimos diferentes tipos de quesos en los entrantes y le dimos mucha importancia a este manjar.
Y aquí los quesos que ahora están en nuestra nevera:
El queso blanco tipo burgos para ensaladas, sandwiches vegetales o para acompañar con carne de membrillo; los de untar que tampoco falten, por cierto el camembert y el azul de ECI están de vicio, el semicurado García Vaquero que es el prefe de Salva, el Brie que es mi preferido, ideal tanto frío como caliente, como más me gusta es con mermelada de frambuesa (de La Vieja Fábrica, no hay comparación), pero caliente en unas pulgitas de pan con filetes de pechuga de pollo a la brasa está genial, yo lo pongo mucho así como entrantes cuando tengo gente a cenar, o también con sobrasada; y por último el gouda, otro de mis preferidos y del niño, también caliente en sandwiches y bocadillos está irresistible acompañado por pechuga de pavo, tomate natural, lechuga y mayonesa.
¿Os gusta el queso? ¿Cuál es vuestro preferido?
Besos. Inma

Nota aclaratoria: respeto a la gente a la que no le guste el queso o directamente no lo soporta, pero no saben lo que se están perdiendo en esta vida; tenemos a una sobri casada con uno de esos que odia el queso de forma enfermiza, tanto que no la deja a ella comer quesos tampoco por si le da un beso y la boca le sabe a queso y evidentemente nos lo quiere en su nevera porque dice que huele después todo a queso, qué tontito es el pobre cabezón, ya raya la paranoia.
A mí entre otras cosas no me gusta todo aquello que lleve conchas, salvo las almejas y las coquinas únicamente salteadas con vino, pero no prohíbo al esposo que se coma una concha fina o un mejillón p.e., y si me las encuentro en una comida las aparto y sigo comiendo. Eso sí, el cordero y el conejo ni olerlos y la ternera tiene que ser solomillo de primera extratierno, sino directamente ni la como. Donde se ponga el guarro, que se quite tó. Como dice el dicho "del guarro hasta los andares". Que vivan el guarro y el queso!!!  Y el chocolate también por diorrrrrrrrrr!!!!!!!

10 comentarios:

MadreYMas dijo...

Jajajajaja! Menudo batiburrillo final has hecho, malagueña!

Yo soy como tú, me va el queso en TODAS sus variedades. Y la rubia ha salido a mí, que el otro día mojaba un trozo de pollo en mi tarrina de queso azul de Mercadona, ole mi niña! Y eso que come mal, fatal, pero el queso la gusta.

Mi marido es quesero, pero sólo con quesos flojos, el azul le pone malo (pero yo me lo como a bocaos delante de él, estaría bueno!).

Y carnívora soy un rato, me vale todo! Aunque es cierto que el cerdo da mucho juego con los embutidos (que ahora no cato, cachis!). El buey me alucina. Eso sí, la carne poco hecha, por favor... que sangre un poco a ser posible (tampoco puedo ahora).

Y sí, el chocolate también me vuelve loca.

Así que como tú, pero añadiendo al queso, la carne poco hecha, los embutidos y el chocolate, tres cosas más: el sushi (que tampoco puedo), el gazpacho (el que hago yo) y la cerveza (Mahou 5 estrellas, por favor!). Y con eso podría vivir todo el año.

Rocío dijo...

Aquí también somos de mucho queso, aunque yo prefiero los suaves frente a los más fuertes, y estoy con Salva en que garcía vaquero se nota la diferencia.
El queso, el dulce y guarro tambiém, jjj
Rocío

Elena (tirsalago.blogspot.com) dijo...

Hay Inma que mi casa es igual que la tuya, que aquí somos queseros y lecheros a más no poder. Siempre le digo a mi marido que tenemos que comprar la vaca ya, que seguro que en la urbanización la dejan pastar. Pero el problema es mi colesterol, desde que tuve al niño le tengo con tendencia al alza y como me relaje un poquitín sube por las nubes, por lo que el queso le tengo prohibidísimo, pero de vez en cuando peco, luego lo remedio con el danacol y así vamos.
Pero vamos como un plato de jamón y queso y una buena botella de vino no hay cena que la supere.
Besos

Jirafa dijo...

Mira las horas que son y te puedes creer que me han entrado ganas de comer queso???? ja ja
Por aquí también nos encantan toooodos los quesos, a la peque le fascinan igual que a nosotros.
Lo de las personas que no le gusta el queso, lo respeto pero jamás entenderé que prohíban a los que tengan al lado el comer queso. Tengo un tío que odia el queso y se lo prohíbe a mi tía, claro que siempre pienso que la culpa es de ella porque si a alguien no le gusta algo me parece perfecto pero yo no permitiría que el que es tu complemento (o debería serlo) te impide comer algo que te encanta y tú consentirlo. En fin, hay gente para todo.
Me voy a buscar queso!!!
Quesos, digo Besos ;-)

Inma (Málaga) dijo...

jajaja madreymás, es cierto, al final me he liado, es que tiendo a complicar las cosas, y el queso azul de mercadona es verdad que está muy bueno también y lo compro mucho. Yo también soy carnívora, pero de sushi poco y el gzpacho más bien espesito tipo porra antequerana con huevo y jamón.
Rocío, tú de las mías también.
Querida Elena jamón de guijuelo siempre y lomo embullado que me gusta hasta más que el jamón, es cierto, una cena de lujo.
Jirafa yo creo que el queso se odia o se ama, pero coincido contigo que hay que respetar los gustos de cada uno, si a ti no te gusta no comas, pero deja que yo sí lo haga, a la sobrina le pasa un tanto de lo mismo, ella es quesera a más no poder y por el marido no lo come, pero claro la culpa es de ella, por supuesto.
Besos a todas.


Cayetana dijo...

Uff... Pues yo no prohíbo a nadie comer algo que no me guste, pero puedo llegar a entender al novio de tu sobrina porque antes era oler algunas cosas, vomitar e incluso ponerme mala de la tripa(gracias a Dios ya no).

Yo también soy muy quesera, me encantan los curados y como aquí hay fábrica de quesos, compro uno entero a un precio estupendo.
Hoy he ido a comprar y estaba cerrado.


Besos!!

Opiniones incorrectas dijo...

Jajaja yo mato por el queso mmmm... soy como un ratón!!!

Un pececito en el Mar dijo...

Yo de quesos regular, yo más bien de helados me vuelven loca.

Pero mi marido es quesero 100% y sus favoritos los curados y mientras más mejor. Su favorito es la Flor de Esgueva.

Ahora que lo del queso brie con pollo tengo que probarlo en una cena.

Un Mar de Besos

Un Pececito en el Mar

heather dijo...

Nosotros los tres somos super queseros, yo a mi niña la llamo la ratona ,cuando tenia 18 meses fuimos a casa de unos amigos y se comia el boffard hasta con corteza ajjaja
Y lo de los odios ,a mi hermano no le gustan nada las aceitunas y si hay algún plato en la mesa lo pone lejos para no verlo...que pena que a una le guste todo jijijji

Besotes reina

Lara Comesaña Gil dijo...

En nuestra casa pasa tres cuartos de lo mismo con el queso ... somos muy queseros y Mateo a pesar de que todavía no tiene los dos años y medio loquea con este alimento que come a diario.
Además le gusta ya sea semicurado, curado, tetilla, queso fresco ...