miércoles, 5 de noviembre de 2014

Adiós tetita, adiós

Bueno eso de tetita con la talla que me gasto de suje es un decir, de todo menos "ita", además está visto que tamaño y producción tienen poco que ver. Pues sí chicas, si antes hablo y si antes me alegro de haberle podido dar teta, antes se agota. Y la verdad estoy apenada, me entristece, mucho.
Sabéis que opté por la lactancia mixta por una serie de circunstancias,  aunque se le daba prioridad a la teta e incluso había tomas dónde la teta era exclusiva. Pero la teta llegó a su fin y ya venía avisando días atrás. Además lo de la pobre Alejandra era una lucha constante contra los elementos y entraba en un bucle de llanto,  hambre, desesperación y mosqueo, con lo cual la lactancia materna ya no estaba siendo placentera ni para ella ni para mí.
Para empezar no tengo un pezón fácil,  lo tengo plano, aun así fue capaz de cogerlo y de no hacerme grietas, cosa que me llevo a mi favor. La subida me dio tarde, estando ya en casa, con lo que la niña los cinco primeros días tomó biberones exclusivamente, además yo al tener una cesárea complicada estuve tres días con la vía cogida y sondada con lo cual me era imposible moverme en el caso de haberle podido dar el pecho. Nunca tuve una gran subida ni una gran cantidad, así que cuando la niña empezó a demandar más llegaba su desesperación, prueba de ello ha sido que tras estar una media de media hora en cada toma enganchada a los dos pechos se tomaba después una ayuda de biberón de una tacada, lo cual mi teta no le hartaba, de hecho nunca le hartó.
Con Salva fue muy distinto, me dio una gran subida, pero pezón plano y frenillo sublingual que tenía Salva hicieron imposible que el niño cogiese el pecho, de hecho os lo conté AQUÍ bajo el título de "La historia de una madre imperfecta". Sin embargo Alejandra a pesar de tomar ya biberones cogió el pecho muy bien y yo tan contenta y tan realizada.
Pero en los últimos días la cosa cambió mucho, además, y pese a haber engordado un kilo en su primer mes, resulta que en la última semana apenas cogió 100 gramos y ya estaba tirando de las "rentas", así que como el peso manda, no voy a permitir que pierda ni un gramo porque es muy pequeña y de donde no sale nada es imposible, tampoco la voy a tener muerta de la hambre.
Pero como no soy de rendirme fácilmente en ningún plano de mi vida pues lo intentamos con el sacaleches que tita Silvia y tito Juan nos mandaron urgentemente desde Barcelona, y uffff, tras estar más de una hora enganchada a piñón fijo a la dichosa maquinita que no sé cómo no he quemado el motor, lo máximo que sacaba eran 40 o 50 ml de leche entre los dos pechos,  la "producción lechera de la central" iba bajando de un día a otro hasta que el lunes lo máximo que conseguí sacarme fue 20, cómo para hartar a la niña vamos.
A día de hoy se puede decir que prácticamente no tengo leche. Para consolarme me quedo con las palabras de mi matrona de las clases maternales: "la leche materna es tan beneficiosa que una semana que le demos lo llevará toda la vida", por lo menos Alejandra ha estado un mes, y para terminar de consolarme desde que toma sólo bibis come más y los horarios de las tomas son más ordenados. Quien no se consuela es porque no quiere. Y que aquellas a las que la leche le sale a raudales que no me vengan con que todas tenemos leche, porque las mando a donde picó el pollo, más horas y paciencia que le he echado al asunto imposible.
Como veis la teta se había convertido en una obsesión estos últimos días, pero mis obsesiones no se quedan ahí,  me trae de cabeza el pelo, se le está cayendo todito, ahora tiene pelaje de antisistema y me agobia pensar que se pueda tragar un pelo con lo fastidioso que es, así que estoy tooooodo el día sacudiendo sábanas y arrullos y lavando el chupete que lo voy a desintegrar con tanto flete. Otra obsesión, las etiquetas de la ropa, deberían estar prohibidas por ley al menos en la ropa de los bebés, algunas es que son enormes y pican sólo con mirarlas, así que todo el día quitando etiquetas de bodys, pijamas, ropas...... Y por último las orejas, me obsesiona que se le doblen cuando la acuesto de lado y hasta en mitad de la noche me levanto para ver que no las tiene dobladas.
Y seguimos recogiendo muchos regalos, uno que me ha gustado especialmente ha sido esta blusita, máxime viniendo de un compañero muy friki de mi marido,  y me ha gustado tanto que he devuelto el pichi con el que venía y me he traído otra blusa igual en talla 12-18 meses para el año que viene.  La combino con cubrepañal en color cereza de micropana (realmente es una ranita de Gocco de Salva) y capota y leotardos en camel, y es que de vez en cuando me gusta salirme de los faldones, los lazos y los colores tiernos, además tiene un aire a lo campiña inglesa que no me podéis negar y es ideal para nuestras salidas camperas:
Aqui las dos camisas, la pequeña para este invierno y la grande para el invierno que viene, para que veáis lo loca que estoy, pero la blusita me ha requetencantado, ya me la imagino el año que viene con pantalón camel de montar o con cubrepañales igualmente:
Otro de los regalos que me ha encantado ha sido este cuadro realizado en acuarela y tinta por una compañera,  persona a la que admiro en todos los aspectos y cuya obra es una maravilla:
Eso es todo por hoy. Besos. Inma

3 comentarios:

m de Mencía - Paula dijo...

Hola Inma guapa,yo tuve una mastitis dolorosisima y cuandi sali de ella le di el pecho porque la personas que me rodearon (enfermeras sobre todo) me hicieron ver que si no lo daba era casi una malisima madre...a dia de hoy he cambiado el chip y cuando nazca mi principe si puedo le dare pecho, por supuesto,pero si no,pues a bibes tambien se crian,que le vamos a hacer!
Un besazo guapa y no estes triste,si la peque tiene hambre,le das otra leche y ya esta.A mi me decian que si lloraba de hambre que la dejara,que de eso no se moria,pero que no le diera un bibe,pues interferia con lactancia materna.A dia de hoy,mirando atras y con la experiencia a mis espaldas,pienso que tendria que haberles soltado algun improperio.Me habria quedado mas ancha que larga...
Muakkkk

Opiniones incorrectas dijo...

La lactancia nunca, jamás, puede ser un calvario. Mi madre conmigo apenas pudo, no fue posible de ninguna forma y con mi hermano ni lo intentó, y mejor madre que la mía no la hay. Que todos los males sean esos, que yo me crié sanísima y no cojo un resfriado, amén de haber tenido fiebre y gripe en contadas ocasiones a lo largo de mi vida.

Los regalos son preciosos :)

25+3

Maria dijo...

No te agobies mis hijos fueron cesárea los dos, el primero no cogió el pecho xq me subió a los 5 dias y ya no qiso se quedó con bibi yo super agobiada, pero viendo lo bien que se crió se me pasó, con la niña lo intente y estuvo 10 dias con teta y bibi y ya se me retiró y pasamos a bibi sólo y no pasa nada están geniales