jueves, 18 de agosto de 2011

Cosas en las que pienso más veces de las que me gustaría

Ufff, qué título más largo el de esta entrada, pero antes de nada quiero dar las gracias a Zuri (Mi golondrina txikia) y Susana, mi Susana, (Las cosas de Paula) porque ambas dos me han otorgado este premio de "Super Mamá". Así que gracias chicas.

Ahora me toca pasarlo y se lo entrego a:
-Cosas de Meninas
-Mami de Carlota de "Carlota crece"
-Madre de "Madre y más" (blog que me encanta y me tiene enganchada)
-Alejandra (creo) de "Pequeñas cosas" (que también me encanta desde que lo descubrí)
-Ana Belén de "Las ideas de mamá"
-Patricia, mi admirada Patricia de "Y todo empezó con la boda"
-Ali de "Mis cositas bonitas"


Y como super-mamá oficial que soy desde ya gracias a este premio, pues deciros que me encantaría poder controlar todo lo que hace mi hijo a partir de una determinada edad (adolescencia), y que no sé vosotras, pero yo me "como" bastante el coco pensando en una serie de cosas por las que no me gustaría ver pasar a mi hijo, para mí todas ellas muy "chungas" y que voy a "compartir" con vosotras y así no me cargo yo sola con este "sufrimiento". Tomás dice que me estoy amargando la vida innecesariamente, pero desde mi punto de vista resulta inevitable pensar en determinadas cosas que mi hijo pueda llegar a hacer, vivir o sufrir. Muchas veces lo veo tan pequeño, tan inocente, tan feliz y tan ignorante de todo lo malo que pienso en qué le puede tener la vida reservado. Así que os voy a enumerar una serie de cosas que me aterran como madre (ya como super-madre), evidentemente aquí no entra una enfermedad, me refiero a cosas más "controlables" como determinados comportamientos ante la vida o situaciones.


-Que se junte con gente que lo puedan meter en un lío. Todos hemos conocido/juntado con alguien más problemático de la cuenta.


-Que beba en exceso o consuma dogras. Aquí debo reconocer que sólo con pensarlo me entras ganas de vomitar de lo nerviosa que me pongo. Sé perfectamente que aquí la educación y los padres jugamos un papel fundamental, pero ¿y si el niño decide pasarse por el forro de los pantalones lo que le decimos? ¿Y si es ludópata? De verdad, que no quiero ni pensarlo, pues me suben las pulsaciones, la tensión y hasta el azúcar.


-Que pueda dar con una mujer (o un hombre, en estos días hay que estar abierta a cualquier opción sexual que tu hijo decida elegir) que lo amargue, lo convierta en un desgraciado o lo separe de mí.


-Que se meta en algún grupo, secta, tribu urbana o similares que sea peligroso para él.


-Que llegue un "desgraciao"/"desagraciá" y sin opción a nada le pueda hacer algo. Desde aquí digo que ese "desgraciao", tardemos su padre y yo un año, dos años o cien años, se las terminará viendo con nosotros y hay pobre, que le pille confesado, porque es una cosa que tengo muy clara, me lo como......


-Que decida elegir una profesión peligrosa (corresponsal de guerra, espía, montañista, boxeador, torero, etc.).


-Que decida ganarse la vida mediante un "Gran Hermano" o "Mujeres y hombres y viceversa", no puedo con esta gente incalificable que me asquea, pese a que veo GH, pero sólo por mi vena cotilla.


-Que me sea más contestario, peleón o rebelde de la cuenta.


-Que pueda sufrir acoso escolar o más tarde acoso laboral. Aunque yo con el acoso escolar tengo algo muy claro, se cogen a la familia del acosador y al acosador y se les da "pal pelo", se termina rápido con la historia. Digo y mantengo que soy muy pacífica, pero a mi hijo no me lo amarga nadie porque sí.


-Que le gusten la velocidad y las peleas. Este es otro punto en el que los padres tenemos mucho que ver, pero después ellos al volver la esquina harán lo que quieran. Sólo de pensarlo me salen varias canas.


-Que decida llevar una vida demasiado dispersa, bohemia o díscola. Yo lo quiero ver bien, en su casa bien, con su trabajo bien, su mujer bien y sus hijos bien, lo normal, tampoco quiero una aristócrata (en una republicana cada vez más convencida no estaría muy bien visto) y por supuesto feliz, no al estilo de los "perro-flautas".


-Que sea demasiado inseguro o acomplejado y que ambas cosas le impidan tomar decisiones o llevar una vida normal. Quiero que su seguridad y su personalidad sean arrolladoras, cosa que de momento va "sobrao" y espero que no cambie.


-Que sea mal estudiante y me amargue la vida con una lista considerable de suspensos y que todas mis ilusiones de verlo convertido en médico, arquitecto o investigador se las cargue de ese modo.


-Que me lo ninguneen: una madrastra (nunca se sabe), una novia engreída, un jefe/a HP......


-Que quiera ser portero de discoteca. Directamente me da algo.


-Que aún estando muy preparado tenga que dejar su país y su familia para poder subsistir y trabajar fuera porque su país sigue siendo la misma mierda que hasta ahora y no le ofrece ninguna posibilidad de futuro. Yo me voy con él, lo tengo claro, total es lo único que tengo.


-Que se pueda ver sólo en esta vida, sin el consuelo o el amparo de ningún ser querido. Uffff no lo quiero ni pensar.




Muchas veces me pregunto cómo se hace el hecho de dejar cierta libertad y autonomía a tu hijo/a para que aprenda a caminar sólo, a desenvolverse en la vida y al mismo tiempo preservarlo de todo lo malo que acabo de citar y más. Para vuestra información, y con el fin de ahorrarme más disgustos innecesarios, porque yo lo vivo, he dejado de ver determinados programas del tipo "Callejeros" o "Hermano Mayor".


¿Os preocupa lo mismo que a mí? ¿Hay algo más por lo que deba preocuparme?


Besos.


Inma





7 comentarios:

sulenny dijo...

hola inma pues a mi se me cruzan por la cabeza las mismas preocupaciones que a ti..yo tengo 2 niños uno de casi 8 años y el otro de 2 y los dos tienen un caracter fuerte pero demasiado para mi gusto son todo lo que tu quieras muy cariñosos,amables pero cuando le entra el caracter lo dañamos todo,el de 8 me tiene bastante preocupada porque ya con esa edad ya no quiere hacer lo que le dices te contesta como algo no le guste, es exigente cuando quiere algo y se le niega,ya hasta aveces levanta la mano como le des un azote en el culete.Muchas veces no se que hacer con el y me pregunto como no cambie que sera de nosotros sus padres si sigue asi con esta actitud cuando tenga 15 años o menos....ufff y el pequeño ni te cuento pero espero que le pase a medida de que pase los años.....un beso

silvia dijo...

uffffffff si yo te contara..... que tengo una en mi casa, en plena adolescencia, 16 años y además ¡¡niña!!!!! un dia te explico jeje.

Aunque ya lo tienes pero tienes un premio en mi blog

cristina dijo...

Buff... se me ponen los pelos de punta y es que hay cosas que veo muy cerca... las malas compañias, las drogas, sobre todo que le metan en una pastilla en un vaso sin que se enteren.
Lo que me ha dejado flipada es lo de portero de discoteca, nunc lo había pensado.

Inma (Málaga) dijo...

Cristina no quiero generalizar, pero para mí el 100% de los porteros de discotecas tienen tipo de matones y mafiosos, me dan miedo, el mundo de la noche encierra mucho malo.

Susana dijo...

Oyeeee mi salva de portero de discoteca con camiseta de tirantes y tatuaje jjjjj estaría ideal jjjj ( es broma tonta)
La mayoría de las cosas que has dicho lo sufrimos de pensamiento y algunas en directo jjjj ( las notas)
ASI que paciencia guapa k no te queda nada jjjj
Muchos besos SUPER MAMA

Ana Belén dijo...

Jo Inma te pido disculpas por no recoger el premio antes, no la había visto, MUCHÍSIMAS GRACIAS solete, qué premio más bonito, ojalá algún día llegue a ser una súper mamá, mientras tanto pondré todo mi empeño en hacerlo lo mejor posible.
Ay qué miedo me da pensar en el futuro de Anabel.
Bss

CRISTINA dijo...

Creo que como madre todas sufrimos en mayor o menor medida lo que estas contando, yo quiero que mi hija sea buena persona y féliz, pero se que lo único que puedo hacer para conseguirlo es educarla en valores, lo demás el tiempo lo dirá. Se que la adolescencia será complicada, pero quien no lo fue, yo siempre me acuerdo de cuando mi madre me decía a mi que a su vejez le había venido lo peor "yo", soy la menor de 8 hermanos, y al final la cosa no salío tan mal. Como soy de las que veo el vaso siempre medio lleno espero que con mi hija que ahora tiene 5 años pase lo mismo. Lo único que puedo hacer intentarlo hacer lo mejor posible (la mayor parte de las veces no lo consigo), lo demás la vida lo dira. Bicos Cris.