jueves, 21 de abril de 2011

Tarde de incertidumbre

Vaya Semana Santa la de este año, no es que haya llovido como para llenar los embalses, noooooooo, que si fastidia la Semana Santa y los embalses se llenan, pues mira, después el agua nos hace mucha faltita y aquí hace mucho calor. Pero ha llovido para fastidiar, ha "chispeado" más que ha llovido, cada tarde a la hora de las salidas procesionales se presentaba una ligera lluvia, como consecuencia inmediata las procesiones no salían y después "ná de ná", ni lluvia, ni procesión. Pero lo de esta tarde a las cinco y media ha sido un tormentón de los buenos. Todo hemos pensado que adiós al maravilloso, esplendoroso y único jueves santo malagueño, lleno de luz, música, sensaciones y sentimientos. Pues bien mis "menosos" (Congregación de Mena) están en la calle, desafiando a todo, Mena, la cofradía de mis amores, a la que pertenezco y he salido desde niña como nazareno en la sección de la Virgen de la Soledad ya está en las calles de Málaga entre una multitud que lleva horas esperándolos ver y que ni la lluvia les ha hecho desistir en esta espera.


Ojalá no sean los únicos, y alguna cofradía más pueda salir, pero las tres que van delante de Mena han suspendido la salida, las dos que van detrás también, sólo queda la Cofradía de la Esperanza que sale sobre las doce de la noche y por lo visto la junta de gobierno está decidiendo qué hacer. Así que me voy a rreglar corriendo, pues de verdad que no pensaba bajar al centro en vistas de la "acuática" tarde, pero es que mi maravilloso Cristo de la Buena Muerte y mi Soledad de mi alma están en la calle y yo no me puedo quedar en casa, iré como cada año a darles las gracias por lo que tengo y de camino a perdirles algunas cosillas. Bajaré con mis padres y unos amigos, Salva se quedará en casa con el marío (anti semana santa, él se lo pierde), el jueves santo malagueño es demasiado multitudinario con un millón de personas perfectamente en las calles del centro, que por otro lado es muy pequeño, y no estoy tan loca de meterme ahí con el niño, el cual ya ha estado en el salón de tronos viendo a las dos imágenes en los días previos.


Ver procesionar a la Congragación de Mena es maravilloso, es una de las cofradías con más solera y arrastre, si no la que más (perdón, pero es lo cierto, yo lo he vivido muchos años desde dentro y sé lo que digo) y ahí estaré yo también esta noche cantando el himno de la legión a mi precioso Cristo, que es de paso el protector de la legión española y mil y una historias vinculan en específico a este Cristo con la legión (siempre vienen a rendirle homenaje tras el paso por alguna misión importante) que es fiel desde hace más de 75 años y desde el domingo de ramos le rinden guardia en su capilla.


Así que fieles a su hora han decido salir desde su casa hermandad en la explanada de Fray Alonso de Santo Tomás, junto a la Iglesia de Santo Domingo, y no dejar a Málaga y a las miles de personas que durante horas esperan pacientes verlos pasar sin poder comtemplar estas dos imágenes, viviéndose de este modo uno de los momentos más únicos y grandes de la Semana Santa malagueña.


Os dejo fotos del Cristo de la Buena Muerte y de María Santísima de la Soledad, las fotos son muy malas, y mira que por casa tengo cantidad de estampas y fotos de ambos pero en papel y mi scanner está roto, así que es imposible poner una medio en condiciones.



Este es el bellisimo Cristo de la Buena Muerte llevado por 240 hombres de trono, es muy oscura la foto y no se parecia absolutamente nada. La talla es de Francisco Palma Burgos, de los años cuarenta del siglo XX, siendo una copia exacta del original Cristo de la Buena Muerte que hiciese Pedro de Mena en el barroco, pero que fue quemado lamentablemente durante los disturbios de la Guerra Civil. Tras él un tercio de la legión va cantándole su himno, himno que también yo cantaré. La cruz está clavada sobre un monte de buganvillas moradas, María Magdalena aparece a sus pies llorando y el trono es dorado con un cirio en cada esquina.




Y esta es mi preciosa Virgen de la Soledad que va tras él llorando amargamente, con cara de niña o de pastorcilla, es preciosa y además este año estrena manto. Se trata de una talla anónima del siglo XVIII, aunque piensan que es alguien del círculo muy cercano al maestro Pedro de Mena. Evidentemente siempre acompañan a Salva una imagen del Cristo de la Buena Muerte y de la Virgen de la Soledad y mi medalla de hermana está en el cabecero de su cama. Desde muy niña salía de nazareno con ella hasta hace prácticamente unos seis o siete años y mis dos hermanos son hombres de trono de esta Virgen de la Soledad, así que además de ver a mis titulares, esta noche veré también a mis dos hermanos. Si al Cristo se le canta el himno de la legión a la Virgen de la Soledad se le canta la Salve Marinera, pues hace más de 150 años existe una vinculación de la armada con esta imagen tras una terrible tormenta que casi hizo naufragar a un barco en las costas de Málaga, pues bien los del barco se dejaron guiar por las campanas de una iglesia y se salvaron, dijeron que una vez en tierra irían a rendir homenaje a la imagen que hubiese en la torre de las campanas que le salvaron las vidas, y esa imagen era esta Virgen de la Soledad.


Soy católica a mi manera y puedo o no puedo estar de acuerdo con algunas cosas, pero la Semana Santa es además un buen momento para ver auténticas obras de arte en la calle y que son patrimonio de todos. Bueno me voy corriendo que en nada he quedado con mis padres, espero que no nos llueva y mi Cristo de la Buena Muerte y mi Soledad puedan procesionar esplendorosos. Por otro lado no quería dejar de hablaros de mi cofradía y compartir con vosotros un trocito más de mi semana santa.




Besos. Que lo paséis genial hagáis lo que hagáis. El lunes nos vemos.



Inma.


2 comentarios:

MOSCHINO HIPPY CHIP dijo...

Hola Inma, por tu entrada se nota que vives la Semana Santa, das detalles... a mi me gusta tb la Semana Santa, lo que pasa es q por estas fechas suelo estar en el pueblo de mi marido y allí no se vive mucho, y año que me quedo en el mío (como éste) pues llueve por aquí y no salen los pasos... esperemos que mañana podamos ver algo, besetes

Naim dijo...

Hola Inma, yo no es que sea muy de procesiones, ni de ir a misa. Pero he de reconocer que vivir las procesiones en vivo y en directo ha de ser espectacular. En mi caso, más que por las connotaciones religiosas, me gustaría verlas por todo el ambiente que se vive, esos silencios que dicen tanto, todas esas obras de arte que sacais a la calle. En mi opinión es digno de ver. Un besito y espero que podais disfrutar de la Semana Santa lo máximo posible.