jueves, 16 de agosto de 2012

De shopping tour con la Mari y la ahijá

Es toda una tradición que mi comadre Mari de Córdoba, la Mari para nosotros, su hija Almudena, es decir, mi ahijada y yo, las tres solitas porque nadie nos quiere acompañar y no sé porqué, con ropa y zapatos cómodos, nos vayamos un día entero de compras cada vez que vienen a pasar unos días de agosto a casa de mis padres. Y nos tiramos el día enterito, aprovechando las últimas rebajas y adquiriendo los primeros trapos de la nueva temporada, comemos, merendamos y hasta cenamos (todo comida basura, claro está) en el centro comercial de turno donde estemos quemando tarjeta, eso sí, yo me preparo previamente, me empastillo, me tomo mi ibuprofeno en el desayuno antes de salir para que ni espalda ni cuello me duelan, porque el día es "duro", nuestra media de "chopin tur" está en 9 horas, aunque el record lo batimos hace dos años con casi 12 horas dedicadas a las compras de un centro comercial en otro y porque nos cerraron las tiendas porque ese día íbamos lanzadas. Evidentemente llegamos sin un duro y muertecitas de tanto dar tarjetazos, reirnos, quitar y poner ropa, tirar de bolsas y dar más vueltas que una peonza. 
No se queda un Zara, un H&M, un Sfera, un Stradivarius, un Máximo Dutti, un Blanco, un Pull and Bear, un Mango, un Bershka, un Benetton, un Maripaz, un Kiko, un Primor o un lo que sea sin visitar, revolver y toquetear. En algunas tiendas hasta entramos 2 y 3 veces, no sea que en la primera ronda se nos haya escapado algo y eso no puede ser. Otras veces pasamos por caja y seguimos dentro de la misma tienda mirando y volviendo a esperar colas y a pasar de nuevo por caja, a eso se le llama optimizar el tiempo, sí señor. Vamos fichando trapos de una tienda en otra que se quedan en "stand by" en nuestro cerebro esperando a ser rescatados, porque igual algo parecido podemos encontrar en otro lugar más bonito y a mejor precio, y andamos todo el rato "oye de dónde era la camiseta esa que .......", se ve que nuestra memoria no puede retener tanto trapo a la vez,  y muchas veces hasta hemos escondido estratégicamente dentro de la tienda alguna prenda porque sólo hay una talla y es una ganga para que cuando vayamos a por ella, en el caso que no hayamos encontrado algo mejor, nadie se la haya llevado y sea para nosotras. También se ha dado el caso que hemos comprado algo compulsivamente y después, minutos más tarde, hemos visto algo mejor y de vuelta a la tienda a devolverlo. Vamos una locura. Eso sí, el móvil debe estar a mano, porque muchas veces dentro de la misma tienda no nos vemos y tenemos que darnos toques para poder encontanos en un punto, que manda huevos también, parecemos cabras descarriadas.
Tanto comadre como ahijá vienen desatás y locas por ese día de compras, tened en cuanta que viven en un mini pueblo dentro de la provincia de Córdoba que está en el quinto pino y más allá, lejísimos de la ciudad, donde en verano hace calor con agonía y en invierno un frío aún más agonioso, donde la única diversión son los olivos y los 3 o 4 baretos donde se juntan todos los del pueblo para comer y beber sin límite, eso sí, como se tapea en ese pueblo en ningún sitio del mundo-mundial, lo ratifico, que yo de tapeo entiendo un rato como buena andaluza que soy primero y española después,  y los flamenquines caseros más ricos me los hace la suegra de la comadre además, siempre que voy me prepara un cargamento y tengo flamenquines para desayunar, almorzar, merendar y cenar y estando embarazada de Salva estuve allí y me preparó un viaje de flamenquines para que cuando llegase a Málaga los congelase y tuviese para tiempo, no fuese que me diese antojo de flamenquines caseros de la María. Eso son amigos de verdad.
Normalmente es Mari la que compra mucho más, que digo, infinitamente más que yo, porque casi no le queda otra oportunidad así en el resto del año y viene ansiosa, ya que además es empresaria, o emprendedora, como se quiera llamar, y tiene que estar en su negocio a pie de cañon de lunes a sábado y perder un día en compras es un lujo y más ahora en estos tiempos. Yo soy más de ir picoteando, de menos cantidad pero más frecuencia. Aún así este año hemos sido, para alegría de nuestros "respectivos", sorprendentemente moderadas y la Mari nada más hacía repetir "me faltan bolsas", y tanto la niña como yo le decíamos "que noooo, que no te faltan bolsas, es que este año hemos comprado mucho menos". Así no se levanta el país señores. Además tanto Mari como yo coincidimos en el hecho que te vendan ropa que es de verano totalmente bajo el cartel de "nueva colección" es una tomadura de pelo por parte de todas las franquicias más que conocidas, porque pienso yo que la ropa de invierno debe ser de invierno y no de verano, no me cuadra lo más mínimo, y lamentablemente es una moda que se está imponiendo y el martes nos "jartamos" de ver cosas que se suponen son para el otoño-invierno aunque más bien parecían de pleno verano, a quiénes piensan engañar los fabricantes con tal de vender????
Este año llevaba yo poco espíritu gastón, y aunque vi una camiseta mona en Stradivarius de nueva colección, pero totalmente veraniega, y un par de jerséis la mar de salados en Sfera, no me compré nada, únicamente compré un par de cosas a Salva y una camiseta y un polo al padre de Salva a unos precios fantásticos y la verdad es que me tiene tan obsesionada la moda infantil, que donde primero entro a mirar siempre es en la sección de ropa infantil. Estoy fatal de lo mío.
"Almudena posa para el blog, para que todos vean la ahijada cordobesa y pelirroja tan guapa que tengo" y Almudena posó en H&M mientras su madre pagaba en caja el montonazo de ropa que llevaba 
Y aquí en Bershka camino de los probadores, ya es toda una adolescente que nos da clases de moda a la madre y a mí (que es mu fuerte esto con lo que la Mari y yo hemos sido) y hace nada era un bebé, parece que fua ayer cuando un caluroso sábado de julio de 1998 con 2 meses la estábamos bautizando vestida de blanco y celeste y con los pelos pelirrojos tiesos, pelos de mala que tenía, como así fue, pero ya es buena y encima saca notas


Una paradita para la merendola, y es que tanto la Mari como yo somos unas golosas de campeonato y esto del "chopin tur" desgasta mucho, yo me comí mi rosquilla preferida del Dunkin Coffee: la de arándanos con yogurt (la morada)
Parte de mis compras ese día para Salva, porque las compras para el padre no os las enseño, ya era lo que faltaba, se trata de una camisa rosa tipo oxford con interior de cuello y puños a rayas celestes por sólo 9´95 € en H&M, ya que este tipo de camisas son todo un básico y si encima salen a buen recio mucho mejor, y camiseta gris de los Angry Birds, o "los pollos" como mi niño los llama, ya que está loco por estos bichejos y desde que se la he traído la quiere hasta para dormir, friki total, también de H&M
Besos. Inma
PD: bienvenidas Arty Alvarado y Mar.

8 comentarios:

Elena (tirsalago.blogspot.com) dijo...

Uf, como me gustan a mi estos días, los disfruto como loca cuando alguien me viene de visita a la capi y me pide que le acompañe, automáticamente me convierto en su personal shopper. Yo como tu soy de picoteo esto de estar rodeada de tiendas en lo que tiene, pero hay varios días al año que arraso o arrasamos porque mi maridín es peor que yo, yo creo que es de lo pocos hombres de este planeta que ame las compras tanto o más que una mujer, así que imagínate la tarjeta como queda.
Uf, que pinta el bollín!!!
Besos guapa y a seguir disfrutando.

los peques dijo...

alaaaaa avisad la próxima que me apuntooooo!!!!!! pero que monada de ahijada tienes!!

Natalia dijo...

Vaya día más entretenido!!! y qué cansado, yo me canso mucho yendo a las tiendas de ropa para mí porque odio probarme, pero a las de niño me encanta jaja. Me han entrado unas ganas de donuts con tu foto... un beso

Opiniones incorrectas dijo...

Vaya día más chulo, ¡me dan ganas de irme con vosotras!
Qué guapa es Almudena :)

Susana dijo...

JO PRINCE QUE DIVERTIDO.. QUE GANAS DE BAJAR A MALAGA Y PEGARNOS UN DIA DE COMPRAS... ME RECORDO A EL DIA QUE NOS CONOCIMOS... COMO ME APETECE VOLVER... BUENO LAS COMPRAS DE SALVA GUAPAS... SOBRE TODO LA CAMISA.... BESOS GUAPA DESDE LEON

susana dijo...

Esos dias son los mejores, y no por las compras, por la compañia tambien :)
Que guapa es tu ahija!
Me encanta la camisa de Salva! y la camiseta es una monada jajaja
Un besazo

ana dijo...

si no fuera porque estas en la otra punta tu y yo seríamos tremendas... me encantan esos sophing tour aunque yo los hago con Susana porque a mi hija Aynoa el ir de tiendas lo lleva mu mal... no la gusta probarse y no la gusta andar así que la Susi y yo nos lo pasamos pipa...

besitos

Mar dijo...

Que pena no vivir mas cerca porque yo viendo tiendas no me canso nada de nada jaja.Un saludo